Wolf: “Pensilvania redujo 3.471 personas de su población carcelaria desde el 1 de marzo”

Foto: Gobierno de Pensilvania

El gobernador sostuvo que se trata de la mayor baja de la historia en un período de tres meses. Según el mandatario, ésta ha sido una de las causas por las cuales el estado tiene menos del 1 % de sus presos con COVID-19.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, destacó que el estado redujo 3.471 personas de su población carcelaria desde el 1 de marzo, lo que constituye la mayor baja de la historia en un período de tres meses, según informó el Gobierno.

Para Wolf, esta reducción del número de presos en los institutos penitenciarios es uno de los motivos principales por los cuales menos del 1 % de los reclusos tiene Coronavirus.

“Cuando llegó el COVID-19, nos enfrentamos al desafío de mantener a la población en general a salvo mientras protegemos a nuestros reclusos también. Hemos tenido éxito en evitar que el virus se propague ampliamente en las instalaciones correccionales”, indicó.

El descenso en el número de personas dentro de las prisiones se llevó a cabo mediante diferentes estrategias. Por un lado, se concedió la libertad condicional para que muchos condenados pasen el tiempo de pandemia en sus hogares. También se decidió revisar la situación de los presos que habían sobrepasado sus sentencias mínimas y demostrado un buen comportamiento. Por último, se implementó un programa de suspensión temporal para 159 reclusos, firmado por el propio gobernador.

“Nos enorgullecemos de nuestra capacidad de mantener seguros a los reclusos. Vamos a seguir priorizando la salud y el bienestar de todos los ciudadanos durante la crisis del COVID-19”, sostuvo el secretario John Wetzel.

De todas formas, la situación de la pandemia no hace más que mostrar una decisión política que se ha llevado a cabo en toda la administración Wolf, ya que desde el inicio de su mandato la población carcelaria ha disminuido en más de 7 mil personas: de los 48.881 presos que había en las cárceles en 2015, se pasó a 41.738 en 2020.

“Continuaremos intentando minimizar la cantidad de personas encarceladas sin dejar de garantizar que los habitantes de Pensilvania tengan el mayor grado de seguridad”, destacó Wetzel.

Translate »