Wolf instó a la Asamblea General de Pensilvania a que apruebe la marihuana para uso recreativo

Foto: AP

Tom Wolf destacó que, en tiempos de crisis económica, la medida permitiría recaudar millones de dólares a través de impuestos y reducir gastos en las fuerzas de seguridad, que se ven obligadas a controlar ese aspecto en los ciudadanos.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, instó a la Asamblea General de Pensilvania a que apruebe la marihuana con fines recreativos, con el objetivo de mejorar la situación económica del estado en plena pandemia.

“Tenemos la necesidad desesperada del impulso económico que podría significar la legalización del cannabis. Por eso, estoy reiterando ese pedido”, manifestó el mandatario.

Como la legislatura de Pensilvania está dominada por los republicanos, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, Wolf necesita el apoyo de sus opositores para que esto se transforme en ley, como sucedió hace algunos años con el uso de la marihuana con fines medicinales.

El gobernador brindó dos ejemplos concretos para fundamentar su defensa del cannabis recreativo: Washington y Colorado, dos estados que agregaron a sus arcas $319 y $266 millones, respectivamente, luego de la legalización de la marihuana.

“Son estados mucho más pequeños que Pensilvania”, destacó Wolf, en referencia a que en su estado el impacto debería ser aún mayor. “Y estas cifras no contemplan los beneficios económicos secundarios que genera la apertura de nuevas empresas”, planteó.

El mandatario sostuvo que, además de generar recursos por un lado, permitiría economizar por otro, en el caso de que se “apliquen reformas de la justicia penal para las personas condenadas por delitos relacionados con el cannabis”, cuyos principales damnificados son afroamericanos y latinos.

En la misma sintonía se pronunció el vicegobernador del estado, John Fetterman, que ejemplificó: “En las últimas décadas, casi 250.000 ciudadanos de Pensilvania han sido imputados penalmente solo por consumir una planta que es legal en 12 jurisdicciones del país”.

Además, coincidió con Wolf en que “legalizar la marihuana crearía decenas de miles de empleos que no requieren subsidios”, por lo que considera el proyecto “como un proyecto de ley de empleo, más que de cualquier otra cosa”.

“Quiero desafiar a cualquiera de los críticos a que nombre otra decisión política que tenga un impacto inmediato y con tantos beneficios, tanto para nuestra tesorería como para el empleo en todo el estado”, planteó.

Pese a este llamado, los republicanos que se pronunciaron tras la conferencia de prensa manifestaron su rechazo a la iniciativa. Entre ellos se encuentra el vocero del partido en la Cámara de Representantes, Jason Gottesman, que dijo que se trata de “otra inconsistencia y contradicción del gobernador”, ya que el mandatario “recientemente renovó una declaración de desastre por las sobredosis de drogas que continúan devastando y destruyendo a las familias de Pensilvania”.

“En lugar de legalizar las drogas, el gobernador debería trabajar con la Asamblea General para ayudar a que los ciudadanos de Pensilvania regresen al trabajo de manera segura”, criticó.

Translate »