Voluntarios de Jersey City trabajan para crear 10.000 protectores diarios

Foto: nj.com

Un grupo de personas se reunió de manera voluntaria para fabricar herramientas de protección que permitan evitar el avance del Coronavirus. 

El Grupo de Respuesta Rápida de Jersey City, que cuenta con la colaboración de más de 50 personas, viene trabajando durante los últimos meses para lograr la producción en masa de protectores faciales. Los artefactos construidos son donados al sistema de salud de nuestro país y ayudan a reducir el nivel de propagación de la enfermedad. 

El mundo se detuvo con la llegada de una nueva pandemia. Las sociedades fueron encontrando distintas formas de relacionarse, mientras los negocios buscan reinventarse para hacer frente a los problemas económicos y los equipos médicos trabajan arduamente en reducir el número de muertes. 

En este contexto, Justin Handsman, un consultor de Jersey City, decidió aquél 1 de abril realizar un aporte para su comunidad. Comenzó trabajando desde su casa en la impresión 3D de máscaras faciales que luego serían donadas a los hospitales. Pero su compromiso no termina ahí, decidió ir por más y publicar un aviso para que más personas puedan sumarse a la iniciativa. 

Así fue como este grupo de respuesta se fue consolidando como “empresa” y a menos de dos meses de aquella publicación ya habían logrado recaudar más de 90.000 dólares. Con la colaboración de 50 voluntarios que trabajan de manera remota, hoy alcanzan un nivel de fabricación que les permite crear miles de protectores diarios. 

La producción en masa fue el primer gran objetivo e implicó el esfuerzo de distintos sectores que se unieron bajo una misma causa. El aislante plástico transparente es traído de Metuchen, los marcos provienen de Pittsfield, las correas elásticas de la ciudad de Nueva York y, finalmente, todo es ensamblado en Jersey City.

Ashley Strang, uno de los miembros fundadores de la iniciativa, se refirió al trabajo en equipo que logró este grupo de voluntarios y contó sobre los primeros pasos del proyecto. «El 30 de marzo ninguno de nosotros se conocía, para el 1 de abril básicamente estábamos comenzando una empresa», destacó. 

Sin dudas el Coronavirus nos puso ante una situación que requiere del compromiso de todos para lograr frenar el avance de la enfermedad. Fue ese mismo compromiso que motivó a estas personas a reunirse tras un único objetivo: aportar su granito de arena a una sociedad que los necesita y hoy aplaude esta iniciativa.

Translate »