Violencia sin fin: la Policía asesinó a otro afroamericano en Atlanta

Foto: USA Today

Rayshard Brooks, de 27 años, fue asesinado a balazos tras resistirse al arresto que le efectuaban dos agentes por dar positivo en un control de alcoholemia. Se desencadenaron marchas en la ciudad y los manifestantes prendieron fuego un local de comida.

Una nueva persona afroamericana fue víctima de la violencia policial en Estados Unidos este viernes por la noche, cuando dos oficiales asesinaron a balazos a Rayshard Brooks, de 27 años, en Atlanta.

Como viene sucediendo tras la muerte de George Floyd, varios videos del momento se viralizaron en las redes sociales y desencadenaron la furia de cientos de manifestantes que se movilizaron al sitio donde ocurrió el crimen.

El episodio sucedió en las afueras del local de comidas Wendy’s, donde dos policías se presentaron debido a un llamado que alertaba que un hombre se había quedado dormido dentro de su vehículo y obstaculizaba el paso de los clientes del comercio.

Ese hombre era Brooks, al cual los agentes le efectuaron un control de alcoholemia y dio positivo. Acto seguido, intentaron arrestarlo, pero el hombre se resistió y comenzaron a forcejear.

Según informó la Oficina de Investigaciones de Georgia, los policías usaron una pistola Taser -que genera una descarga eléctrica- contra Brooks, pero la misma no funcionó como los oficiales preveían, por lo que el hombre se liberó de los agentes, le arrebató la pistola eléctrica a uno de ellos y comenzó a correr.

En ese momento, uno de los oficiales disparó varias veces contra el afroamericano, que cayó al suelo y murió luego en el hospital producto de las heridas que le causaron las balas.

Video: GPB

Luego de que se viralizaran los videos del momento (era viernes por la noche y había muchas personas en el local gastronómico) cientos de personas se dirigieron al sitio del asesinato este sábado y quemaron el local de Wendy’s como método de protesta.

“No tengo las palabras necesarias como para expresar cuánto lamento esta pérdida. Creo con firmeza que existe una clara diferencia entre lo que se  puede hacer y lo que se debe hacer. No pienso que se haya llevado a cabo un uso justificado de las armas de fuego, por lo que he pedido el despido inmediato del oficial involucrado”, expresó la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms.

Hasta el momento, el nombre de los dos agentes no trascendió, pero se espera que en las próximas horas la Policía de Atlanta se vea obligada a divulgarlos debido a la fuerte presión social de la comunidad afroamericana en la ciudad.

Translate »