Venezolanos no disfrutarán más el servicio de DirecTV

Foto: Pixabay

La empresa de telecomunicaciones AT&T anunció el cese inmediato de las operaciones de DirecTV en Venezuela argumentando que le es imposible cumplir los requisitos legales estadounidenses y venezolanos.

Este martes, la empresa estadounidense AT&T explicó que las sanciones de EE.UU. prohíben la transmisión del canal nacional venezolano Globovisión y del canal de la estatal Petrolera Petróleos de Venezuela (Pdvsa), ambos requisitos en la licencia de DirecTV para poder proporcionar servicio de televisión de pago en Venezuela.

En un comunicado, la decisión fue tomada por la dirección de la compañía en Estados Unidos, “sin ninguna participación o conocimiento previo del equipo de DirecTV Venezuela”, señala el escrito.

DirecTV Venezuela se refirió al comunicado de AT&T, invitando a los clientes que tengan un saldo a favor a seguir las cuentas de la compañía en Facebook, Instagram y Twitter “para recibir información próximamente sobre reembolsos”.

Según datos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel), en el segundo trimestre de 2019 DirecTV tenía unos 1.993.789 subscriptores, lo que representaba un 43% del servicio de difusión por suscripción.

En enero del año pasado, EE.UU. sancionó a Raúl Gorrín, dueño del canal Globovisión, por su presunta participación en una red de cambio de divisas. Por esa razón, Washington dio plazo a AT&T hasta el 21 de enero de este año para poner fin a la relación con Globovisión antes de que sus operaciones fueran bloqueadas.

A pesar de la advertencia previa, el gobierno de Venezuela exigía a DirecTV mantener en su parrilla el canal de PDVSA y Globovisión, ambos sancionados por Washington.

La noticia que hoy reciben los venezolanos es de gran impacto, debido a que la modalidad satelital de DirecTV en Venezuela le permitió llegar a regiones recónditas de la nación suramericana donde la red de servicios públicos, telefonía o internet es limitada o escasa.

El servicio básico en Venezuela costaba mensualmente menos de un dólar, sin agregar los paquetes especiales con los que contaba la compañía, que podían elevar la factura algunos céntimos.

En este sentido, a excepción del servicio de televisión por suscripción que ofrece las empresas Neptuno o Inter, no hay alguna empresa de telecomunicaciones en el país que pueda ofrecer al público venezolano una atenciòn con los niveles de alcance que garantiza DirecTV.

Ante estas circunstancias, la población venezolana queda desprovista de este servicio, el cual le permitía tener un acceso a lo que sucede en el mundo, ante una parrilla de programación nacional que lleva algunos años en decadencia, pues los canales nacionales ofrecen programación reciclada por falta de presupuesto, además de tener que cumplir con la transmisión constante del discurso oficial en cadena nacional.

Translate »