Varios referentes republicanos de Pensilvania le piden a Wolf que habilite los eventos deportivos con público

Foto: Penn State

El senador nacional Pat Toomey fue quien encabezó la misiva, que cuenta con la firma de otros nueve congresistas. Desde la oficina del gobernador calificaron el escrito como “decepcionante”.

Un grupo de senadores y representantes nacionales de Pensilvania por el Partido Republicano redactaron una carta pública en la cual le piden al gobernador Tom Wolf que habilite los eventos deportivos con público.

El escrito fue encabezado por el senador Pat Toomey, y llevó la firma de otros nueve congresistas: Jim Joyce, Brian Fitzpatrick, Fred Keller, Mike Kelly, Dan Meuser, Scott Perry, Guy Reschenthaler, Lloyd Smucker y Glen Thompson.

Todos ellos le solicitaron al gobernador “que reconsidere su oposición a permitir asistencia en persona a los eventos deportivos escolares, el fútbol universitario y profesional”.

Además, calificaron a la capacidad máxima de 250 personas para un evento que impuso el Gobierno como “arbitrario”, y señalaron que “impide innecesariamente a los residentes de Pensilvania disfrutar de los eventos deportivos de manera responsable”.

Pese a esta misiva, en realidad el gobernador no es quien debe actuar al respecto, sino las propias instituciones que prohíben de forma voluntaria esta capacidad máxima. Si bien el mandatario exigió este límite en un inicio, la semana pasada la Justicia ordenó levantar las restricciones de capacidad, a las cuales consideró “inconstitucionales”.

A partir de esa medida, el propio Wolf admitió que los límites de asistencia quedaban suspendidos hasta tanto la apelación presentada por el Gobierno de Pensilvania prospere. Por ende, la carta de los republicanos, en la práctica, no está en condiciones de generar mayores cambios.

Está claro, sin embargo, que la intención de los senadores y representantes es intentar lograr el apoyo del gobernador -algo que podría convencer a muchas instituciones a ampliar su capacidad- y, fundamentalmente, dejarlo expuesto, ya que otros estados comienzan a levantar las prohibiciones, como Florida.

Tras recibir el escrito, el vocero del gobernador, Lyndsay Kensinger, dijo que es “decepcionante”, porque los congresistas “eligen concentrar su tiempo en este tema en lugar de proteger la atención médica en Pensilvania o aprobar un proyecto de estímulo que proteja económicamente a sus habitantes”.

“Nuestra esperanza es que el senador Toomey utilice su posición de influencia en Washington para hacer algo útil en su tiempo”, disparó.

“En lugar de criticar a quienes están dispuestos a tomar medidas para proteger a los habitantes de Pensilvania, podría defender a la clase trabajadora, que está sufriendo la crisis causada por esta pandemia”, concluyó.

Translate »