UNESCO sobre la educación: “Nos enfrentamos a una catástrofe generacional”

Foto: ONU

Un informe del organismo advierte que la pandemia ha causado la mayor perturbación en la historia del sistema educativo y podría provocar un déficit de aprendizaje que afecte a una generación entera.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), develó un informe denominado “La educación en tiempos de COVID-19 y más allá” donde se expone que 24 millones de estudiantes entre el nivel preescolar y el ciclo superior podrían no volver a la escuela en 2020 por causa de la pandemia.

La investigación de la agencia de las Naciones Unidas, revela que alrededor de 1.600 millones de estudiantes en más de 190 países (94% de la población estudiantil del mundo), fueron afectados por el cierre de las instituciones educativas durante el momento más complejo de la pandemia. Para la fecha, 1.000 millones de estudiantes siguen sin clases y 100 países no han anunciado el retorno a las aulas.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, destacó que previo a la pandemia el sector educativo enfrentaba una crisis, pero ahora auguró “una catástrofe generacional que podría despilfarrar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y agravar las desigualdades más arraigadas”.

De acuerdo con el reporte, la población estudiantil con mayor riesgo son 5,9 millones de alumnos ubicados en Asia Meridional y Occidental junto a 5.3 millones de estudiantes de África Subsahariana quienes antes de la pandemia ya presentaban graves dificultades educativas que ahora se pueden acentuar.

De la misma manera, la educación superior podría registrar una reducción de matrículas que afectaría a 7,9 millones de alumnos. Una situación similar para el sector preescolar donde se prevé 5 millones menos de niños inscritos. Las estadísticas proyectan que 5,7 millones de niños dejarían los estudios en preescolar y secundaria.

La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, detalló que “la crisis sin precedentes” afectará el nivel de financiación para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Educación proyectados para el 2030 en los países de ingresos bajos y medios-bajos.

El Informe de la UNESCO sugiere formular planes integrales para la reapertura de los centros escolares; proteger la financiación de la educación y colaborar para atenuar las repercusiones negativas; abordar las necesidades de los estudiantes más vulnerables y marginados, así como eliminar las barreras que limiten la educación a distancia, invertir en tecnologías digitales y apoyar a los docentes.

Antes de que termine el año, la organización convocará una sesión especial de la Coalición Mundial para la Educación con autoridades nacionales y la comunidad internacional para discutir los planes de recuperación del sector.

Translate »