Un tercio de las empresas de Nueva York y Nueva Jersey debieron cerrar por la pandemia

Foto: Business Live

El dato proviene de distintos reportes publicados este fin de semana. Los empresarios tienen preocupación de que el incremento de casos reduzca el aumento de ventas previsto para Navidad.

Un tercio de las empresas de Nueva York y Nueva Jersey debieron cerrar desde marzo debido a la pandemia, según dos reportes que fueron publicados el pasado fin de semana.

El periódico The Star-Ledger y el sitio TrackTheRecovery.org (una base de datos perteneciente a la Universidad de Harvard) llegaron a esta estimación, que se encuentra en sintonía con el promedio nacional del 29,8% que reporta el portal The Hill.

En Nueva York, el 27,8% de las empresas que cerraron sus puertas en marzo debido a la pandemia no volvieron a abrirlas hasta mediados de noviembre. En Nueva Jersey, ese porcentaje se eleva hasta el 31,2%.

Esto explica, en parte, los niveles de desempleo, que si bien siguen cayendo mes a mes (a nivel nacional se ubicó en octubre en un 6,9%), aún no alcanzan para recuperar muchos de los puestos laborales perdidos entre marzo y abril, los meses más duros de la pandemia.

Se estima, de hecho, que cerca del 40% de las personas que perdieron su empleo en esos meses todavía no pudo reincorporarse a su trabajo, aunque vale aclarar que en ese momento el país se encontraba en un periodo de expansión económica sin precedentes, por lo que será muy difícil arribar a esos valores nuevamente.

En este contexto, los empresarios consultados por los reportes tienen temor de que la recuperación prevista para la temporada navideña se vea contenida por el aumento sostenido de casos en la región. De hecho, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, ya anticipó que un nuevo cierre del estado se encuentra “sobre la mesa” por la difícil situación sanitaria.

“Necesitamos dólares federales”, pidió la directora estatal de la Federación Nacional de Empresas Independientes de Nueva Jersey, Eileen Kean, en referencia a la demorada ayuda de un nuevo paquete de asistencia por parte del Congreso. El mismo reclamo fue presentado este fin de semana por el gobernador Murphy.

“Es una situación realmente mala. Creemos que sin la ayuda que necesitamos, muchísimas tiendas de la zona no sobrevivirán al invierno”, auguró Kean.

“Si el gobierno no brinda el apoyo que necesitamos, muchos sitios gastronómicos cerrarán sus puertas nuevamente”, coincidió Andrew Rigie, director ejecutivo de NYC Hospitality Alliances, una organización que representa a distintos bares y restaurantes de Nueva York.

“Es devastador ver cuántos restaurantes han cerrado y cuántos empleos se han perdido”, agregó.

Translate »