Un residente de Pensilvania solicitó boletas para votar por Trump en nombre de su madre y suegra fallecidas

Foto: MARGO REED / PHILADELPHIA INQUIRER

Bruce Bartman, de 70 años, enfrenta cargos por voto ilegal y perjurio por sufragar en nombre de su madre fallecida hace 10 años y falsificar la firma de su suegra -que murió en 2019- para intentar pedir una papeleta a su nombre.

El fiscal de distrito del condado de Delaware, Jack Stollsteimer, informó que el sujeto oriundo de Pensilvania confesó haber registrado en el sistema electoral a las dos mujeres como republicanas, con el fin de ayudar en la reelección del presidente saliente Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre.

“Este es el único caso conocido de una persona muerta que vota en nuestro condado. Además, el enjuiciamiento inmediato de este caso muestra que las fuerzas del orden continuarán respetando nuestras leyes electorales siempre que se presenten pruebas reales de fraude e investigando cada alegación”, explicó Stollsteimer en conferencia de prensa.

De acuerdo con las investigaciones, Bartman incluyó a su madre en el portal de votación en línea de Pensilvania, que permite a los residentes registrarse para sufragar con el número de licencia de conducir o los últimos cuatro dígitos del número de Seguro Social. Posteriormente, solicitó una boleta por correo, la devolvió y concretó el proceso de votación de manera fraudulenta.

En el caso de su suegra, intentó registrarla con el número de su Seguro Social, pero el sistema rechazó la operación al indicarle que había fallecido el año pasado. El protocolo de seguridad le mandó una carta a la mujer fallecida para confirmar su fe de vida, razón por la cual Bartman falsificó el escrito y lo envió nuevamente. Sin embargo, no pidió una papeleta por correo para votar en su nombre.

Según un reporte The Philadelphia Inquirer, Bartman salió en libertad bajo fianza, después de pagar la suma de 100.000 dólares, pero si es declarado culpable de los cargos podría enfrentar hasta 19 años en prisión.

El fiscal Jack Stollsteimer dijo que la investigación se hizo pública debido a las diversas teorías de conspiración que circulan sobre el fraude electoral. Las declaraciones hacen alusión a la batalla legal que impulsó el equipo republicano para intentar desestimar los resultados electorales.

Sin embargo, la Corte de apelaciones de Pensilvania desestimó el pedido judicial de Trump para impugnar los resultados electorales al alegar que “los cargos requieren acusaciones específicas y luego pruebas”. En tal caso, ninguno de esos dos argumentos estaba presente en los señalamientos.

Finalmente, el Departamento de Estado de Pensilvania certificó la victoria del presidente electo Joe Biden con 81.000 votos de diferencia y el Colegio Electoral confirmó su triunfo en los comicios presidenciales al conseguir 290 votos electorales de los 270 requeridos para llegar a la Casa Blanca.

Translate »