Un muerto y un herido tras otro día de balaceras en Lehigh Valley

Foto: WNEP

El condado de Monroe fue protagonista por segunda jornada consecutiva de un misterioso tiroteo, cuyos responsables aún no han sido identificados.

Este martes se repitió una balacera en el condado de Monroe, que dejó un saldo de un muerto y un herido, en medio de una investigación policial que aún no logra dar con los responsables.

El trágico siniestro ocurrió poco antes de las 5.30 p.m. en la calle Paradise Trail del municipio de Stroud, varios kilómetros al sureste de donde se había producido la serie de tiroteos durante la jornada anterior.

Allí, los efectivos policiales fueron requeridos por la propietaria de una vivienda, que pidió su asistencia cuando observó a un hombre con varios impactos de bala que estaba tendido en el suelo. A su lado, también se encontraba una mujer con una herida de bala en su estómago.

Cuando los oficiales arribaron, el hombre ya se encontraba muerto, mientras que la mujer debió ser trasladada a un hospital de la zona. Su estado de salud no fue informado por la Policía, que tampoco brindó la identidad de las personas afectadas.

Producto del episodio, la calle debió ser cerrada durante varias horas para que los forenses desarrollen su investigación, aunque por el momento no se pudo identificar a los agresores, algo que tampoco pudo dilucidarse con claridad durante los misteriosos tiroteos de la jornada anterior.

En esa ocasión, las balaceras se produjeron al norte de las montañas Pocono, siempre sobre el trazo de la ruta 196. En primer lugar, los agentes respondieron sobre una serie de disparos a bordo de un vehículo, que no dejó heridos.

Al poco tiempo, comenzó a sucederse una concatenación de episodios que atemorizó a toda la región y obligó a las autoridades a emitir una orden de refugio, para que las personas permanezcan en sus hogares.

El primero de ellos fue unos kilómetros al sur de la primera balacera, y dejó como saldo una mujer y un joven de 19 años heridos, con disparos en la espalda y en el brazo, respectivamente.

Al poco tiempo, la Policía debió dirigirse nuevamente hacia el sur, donde hallaron dentro de un vehículo a un joven de 20 años con una herida de bala en su cabeza.

Por último, los oficiales viajaron unos kilómetros hacia el este, donde se encontró una situación similar a la anterior, ya que también fue identificado un joven de 20 años con una herida de bala, aunque en este caso la lesión ocurrió en la pierna.

Tras una larga jornada de investigación, las autoridades detuvieron a cinco personas: tres adultos (dos hombres y una mujer) y un adolescente de 16 años, que quedaron acusados de tentativa de homicidio, mientras que otra mujer fue aprehendida y acusada de obstaculizar las detenciones.

Por el momento, la Policía no informó cómo la investigación recayó sobre estas personas, y también se desconoce si ellos están acusados por todos los episodios o solo por algunos.

Como no se ha podido dilucidar esta situación, tampoco se pudo establecer si los episodios de ambas jornadas están relacionados entre sí o forman parte de circunstancias diferenciadas.

Translate »