Un laboratorio con sede en Nueva Jersey paralizó los ensayos de dos posibles vacunas contra el COVID-19

Foto: AFP/Tom Mihalek

El gigante farmacéutico estadounidense Merck interrumpió el desarrollo de sus dos vacunas denominadas V590 y V591 porque produjeron menos anticuerpos para detener la infección que otros antídotos.

El laboratorio Merck, de Nueva Jersey, anunció este lunes que detuvo el desarrollo de dos posibles vacunas contra el COVID-19 que estaban en fase de ensayo, debido a que no generaban respuestas inmunitarias comparables a las de las vacunas existentes.

Los estudios iniciales se dieron a conocer a finales del año pasado y, a diferencia de las vacunas desarrolladas por Moderna y Pfizer que tienen una aplicación de dos dosis, el laboratorio apostaba por un ensayo más tradicional con una sola inyección, basado en la tecnología utilizada para desarrollar la vacuna contra el Ébola y el Sarampión.

A pesar de los resultados no deseados, Merck planea continuar sus ensayos sobre dos tratamientos adicionales contra el COVID-19 que muestran una reducción de más del 50% del riesgo de muerte o de insuficiencia respiratoria en los pacientes hospitalizados. Los resultados podrían publicarse para el primer trimestre de este año.

Esta noticia aparece cuando Estados Unidos avanza con un proceso de vacunación que ha presentado algunos retrasos en el suministro de las vacunas en varias regiones.

Además, la situación de la pandemia parece no mejorar y mantiene promedios de contagios diarios por encima de los 140.000 casos, 1.900 muertes y más de 110.000 hospitalizaciones. El escenario parece no ser alentador, ya que el propio presidente Joe Biden aseguró que la situación “empeorará antes de mejorar” y advirtió que la cifra de fallecidos alcanzaría los 600.000.

Translate »