Un estudiante de Nueva Jersey denunció que lo echaron de una clase por tener una pancarta de Trump

Foto: Tara Jost

Anthony Ribeiro, de 17 años, tiene una bandera en honor al presidente colgada en el cuarto de su pieza. Según denunció, una profesora de la escuela Toms River le exigió que la descuelgue. Ante su negativa, afirma que fue echado del aula virtual.

Un estudiante de la escuela secundaria Toms River de Nueva Jersey denunció este miércoles que una profesora suya lo expulsó del aula cuando él se negó a quitar una pancarta de Donald Trump que cuelga en su pieza.

El alumno se llama Anthony Ribeiro, de 17 años, que sufrió el inconveniente el pasado 8 de octubre, cuando la profesora en cuestión -cuyo nombre no trascendió- lo obligó a abandonar el dictado de clases virtual que sostenía debido a la pandemia.

Según mostró el estudiante más adelante, la pancarta tan solo cuelga a sus espaldas y no dice nada ofensivo en particular, aunque la profesora le habría pedido que quite esa inscripción porque “no quería que cause una distracción u ofensa” para otro alumno.

“Cuando tomó la asistencia, ella me dijo: ‘Anthony, quita el cartel ahora mismo. No hay lugar en mi habitación para la política’, contó.

“Yo simplemente negué con la cabeza y le dije que no. Sin embargo, la profesora luego me dijo: ‘Si no lo vas a quitar, es inaceptable y voy a tener que pedirte que abandones la clase hoy’”, siguió.

A partir de allí, Ribeiro se encargó de que la situación cobre notoriedad pública y comenzó a involucrar a más personas para que se difunda su caso. Su madre Tara Jost, por ejemplo, encabezó la iniciativa, habló con el subdirector de la escuela y dijo que él se mostró “sorprendido” por el episodio.

“Mi hijo se toma muy en serio sus estudios académicos, y que esta maestra lo eche no fue ofensivo para nadie, No estaba en la cara de nadie y no significó una distracción para ninguna persona. Por ende, no creo que tengan que haberlo echado de la clase por eso”, opinó Jost.

Las autoridades, en tanto, se limitaron a afirmar que estaban “evaluando el asunto internamente”, mediante un comunicado que difundieron a la prensa.

“El estudiante no violó ningún código de conducta general ni ninguna política relacionada específicamente con el aprendizaje virtual. Hemos trabajado y seguimos trabajando con todas las partes involucradas para resolver el problema y seguir adelante”, manifestaron.

Translate »