Un especialista considera que “el circo legal que está haciendo el Presidente no tiene fundamentos”

Foto: Gage Skidmore - Flickr

Fernando Treviño, director en Pensilvania de la organización “All On The Line”, manifestó que si bien el mandatario tiene el derecho constitucional de impugnar los resultados electorales, su reclamo “no tiene sustento”

A pocas horas de que el candidato demócrata Joe Biden se haya adjudicado el estado clave de Pensilvania y consagrarse como el nuevo Jefe de Estado, el presidente Donald Trump Trump rechazó la victoria de su rival y reiteró que “la elección no terminó”.

En este contexto, Fernando Treviño sostuvo un diálogo con  Contratapa -el resumen semanal de Latino News Network, que se emite todos los sábados de 9 a 11 por Latina FM- que “Trump está dando patadas de ahogado tratando de mantenerse a flote y evitar lo inevitable”.

En esa misma línea, Treviño fue consultado sobre las posibilidades que tiene el mandatario nacional para levantar causas judiciales con respecto a los resultados y al conteo de votos por correo en Pensilvania, Wisconsin, Nevada, Arizona, Georgia, Michigan.

“Si lo puede hacer y es su derecho constitucional no estar de acuerdo con el resultado de las elecciones”, respondió el especialista, sin embargo, resaltó que “los argumentos que está presentando en la Corte son políticos y no tienen sustento para apelar las decisiones y el conteo”.

Para el representante de All On The Line, no fue una sorpresa que los resultados concluyentes de estados claves como Pensilvania no se hayan develado hasta el mediodía del sábado, considerando que habían tenido autorización por la Corte Suprema para prolongar el conteo de votos por correo varios días después de los comicios. Refirió los casos de Wisconsin y Carolina del Norte, donde el recuento de papeletas cuenta con 7 y 9 días para totalizar.

En otro punto sobre la elección, indicó que la distribución de los legisladores en el Congreso va a seguir igual debido a que la Cámara de Representantes continuará bajo el control de los demócratas, aunque la tolda azul perdió algunos escaños y los republicanos ganaron otros.

De acuerdo con el reporte de The Associated Press, los demócratas acumulan 214 puestos y los republicanos 195, mientras se terminan de definir algunos asientos en California y Carolina del Sur.

En este aspecto, Treviño dijo que “no puede ser que a nivel nacional los demócratas vayan sacando más de 4 millones de votos y por la manera en la que los mapas electorales están manipulados, los republicanos siguen ganando escaños”.

Para ilustrar mejor su planteamiento, citó el ejemplo del Josh Shapiro, quien ganó la reelección como procurador estatal de Pensilvania con la mayor cantidad de votos, incluyendo los presidenciales pero aun así los demócratas no pudieron avanzar en el número de representantes estatales que actualmente tienen en la ciudad Harrisburg.

En cuanto al Senado, relató que deberán ir a una segunda vuelta el 5 de enero en Georgia para definir un ganador, ya que la ley establece que el candidato al parlamento ganador debe conseguir más del 50% de los votos. Tal escenario no se dio, debido a que el republicano David Perdue obtuvo 49.8 %, mientras que el demócrata Jon Ossoff cerró con 47.9 % del escrutinio.

Frente a este panorama, Treviño explicó que la elección en el Senado mantiene un empate de 48 a 48 y dos puestos a la Asamblea “son casi un hecho que se irán a los republicanos”. En consecuencia, quedan las dos senadurías de Georgia para la segunda vuelta.

“Si los demócratas ganan estos dos escaños el Senado quedaría empatado y el vicepresidente debe tomar las funciones del presidente del senado y sería el voto de desempate. Georgia,  será la gran campaña y la gran elección a seguir en los siguientes dos meses”, concluyó el analista.

Translate »