Un afroamericano podría demandar a un agente de policía por haber sido víctima de una detención “racialmente sesgada”

Foto: Pixabay

La Corte de Apelaciones dictaminó a favor de un afroamericano que demandó a un agente de seguridad por haber ejecutado en su contra un arresto falso por motivos raciales y enjuiciamiento malicioso.

Dwayne Harvard, un afroamericano de 46 años, podría demandar al oficial de policía Christopher Cesnalis luego de que la Corte de Apelaciones de Estados Unidos del 3er Circuito apelara a su favor, después de que un juez federal desestimara el caso que finalmente sería considerado una detención “racialmente sesgada”.

La jueza Marjorie O. Rendell, quien fue la encargada de redactar la cronología de los hechos y dictaminar la decisión del tribunal de circuito, refirió que “este incidente comenzó con una oferta de transporte a casa”.

Según la versión oficial, el hecho ocurrió durante abril de 2015 en la ciudad de New Kensington, Pensilvania, cuando Dwayne Harvard se trasladaba en su vehículo luego de haber salido de un bar. En ese momento, Anna Mazzetti se interpuso en su camino y le pidió que la llevara a su casa porque temía que su novio, Steven Sutton, un hombre blanco que estaba ingiriendo licor, la lastimara.

Posteriormente, apenas Mazzetti terminó de montarse en el auto de Harvard, apareció Sutton con un cuchillo en la mano y amenazó a ambos con matarlos mientras gritaba insultos raciales. Horas más tarde, el sujeto llegó encapuchado a la casa de Harvard y entró con un arma en la mano.

La víctima llamó al 911 y reportó lo sucedido para luego marcharse de la escena en su auto. Tras el aviso, la policía llegó al lugar y el oficial Cesnalis le practicó la prueba de alcoholemia a Harvard que dio negativo. Sin embargo, fue esposado y arrestado de igual manera.

En ese momento, Sutton le dijo al oficial de policía que Harvard lo había golpeado con su camioneta. Además, acusó a Harvard de haber consumido Crack (droga ilegal), aunque su versión siempre fue desmentida por su pareja Anna Mazzetti, quien respaldo el testimonio de Harvard.

“En la declaración jurada (de arresto), Cesnalis se refirió a Sutton como la víctima y atribuyó todo el crédito a la versión de Sutton de los hechos”, escribió en su reporte la jueza Rendell. Esto derivó a que Harvard fuera acusado de conducción imprudente, peligro imprudente y agresión simple y agravada.

El oficial Cesnalis tampoco incluyó en su declaración que Sutton había amenazado de muerte con un arma y tuvo actitud agresiva (versión corroborada por su pareja). Además, Harvard había sido quien llamó al 911 y fue sometido a una prueba de alcoholemia que finalmente dio negativa.  

“Cesnalis caracterizó erróneamente los hechos y optó por omitir información exculpatoria crucial en la declaración jurada de causa probable, e indicó que creía en la declaración de Sutton debido a la reputación de actividad criminal de Harvard, aunque no hay evidencia en el expediente que respalde esta acusación”.

Por esta razón, la Corte concluyó que “un jurado podría encontrar que Cesnalis inició procedimientos contra Harvard de manera maliciosa o por una razón distinta a llevarlo ante la justicia” y que no hubo justificación para el trato hacía Harvard “excepto sobre la base de su raza”.

Translate »