Un afroamericano fue baleado varias veces por la espalda y las protestas se exacerbaron en Wisconsin

Foto: Captura de video

El episodio de brutalidad policial quedó registrado en un video difundido por las redes sociales, donde se muestra a un oficial disparando por la espalda en siete oportunidades a la víctima.   

Un nuevo episodio de violencia policial causó consternación en la población por el hecho registrado este domingo en Wisconsin, donde Jacob Blake, un hombre afroamericano de 29 años, recibió varios impactos de bala por la espalda a manos de un oficial del Departamento de Policía de Kenosha que fue identificado como Luke Courtier.

De acuerdo con el reporte de la policía, acudieron al lugar para atender un llamado sobre un “incidente doméstico”. En el video, se observa a Jacob Blake cuando rodea su camioneta seguido por dos agentes, y uno de ellos lo apunta con su arma. Al intentar ingresar al auto, el oficial lo tomó por su remera y le disparó siete veces por la espalda. Posteriormente, fue trasladado al Hospital Froedtert donde se encuentra en delicado estado de salud.  

El gobernador de Wisonsin, Tony Evers, condenó a través de un comunicado el uso excesivo de la fuerza y precisó que “no es el primer hombre o persona de raza negra en ser baleado, herido o asesinado sin piedad a manos de individuos de las fuerzas del orden en nuestro estado o en nuestro país”. Asimismo, abogó por quienes exigen “justicia, equidad y responsabilidad por las vidas de los afroamericanos” en Estados Unidos.

Horas más tarde, la situación de indignación se propagó hacia el centro de la ciudad en donde la policía intentó dispersar a la multitud con balas de goma y gases lacrimógenos, mientras que algunos manifestantes quemaron camiones y causaron daños en varios locales comerciales.

El tiroteo en Kenosha, una ciudad ubicada entre Chicago y Milwaukee, ha reactivado la atención en torno a la brutalidad policial y el racismo por el que vienen protestando movimientos como Black Live Matters y ciudadanos de todo el país luego de la muerte de George Floyd en Minneapolis, quien murió debajo de la rodilla de un oficial por asfixia.

Aunque el Departamento de Policía de Kenosha declaró un toque de queda desde el domingo en la noche hasta el lunes a las 7 AM para controlar la situación, la medida ha sido extendida a partir de hoy a las 8 PM hasta el martes a las 7 AM. Se espera que la Guardia Nacional llegue en horas de la noche para apoyar a las autoridades locales.

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, manifestó a través de un comunicado que con este hecho el país “se despierta una vez más con dolor e indignación porque otro estadounidense negro es víctima de una fuerza excesiva”. Pidió que los agentes rindan cuentas y se realice una investigación detallada. “Estos disparos perforan el alma de nuestra nación”, destacó.

Por su parte, Benjamin Crump, el abogado defensor de Jacob Blake y quien ha atendido numerosos casos de personas baleadas por la policía, detalló que los tres hijos de la víctima “presenciaron el colapso de su padre después de ser acribillado a balazos” y sin dar más detalles dijo que “solo estaba interviniendo en un incidente doméstico”.

Respecto a las protestas que se llevaron a cabo en la ciudad, un portavoz local de Black Lives Matter (BLM) expresó que “la frustración está hirviendo hasta la cima y estamos enfermos y cansados”.

Translate »