Trump y Biden se vuelven a encontrar en el último debate presidencial antes de las elecciones

Foto: AP

El presidente y el ex vicepresidente se enfrentarán en Nashville, en un encuentro que tendrá algunos cambios para evitar los caóticos momentos del primer cruce entre ambos.

Donald Trump y Joe Biden se volverán a ver las caras este jueves en Nashville, la capital del estado de Tennessee, en el marco del último debate presidencial que sostendrán ambos candidatos antes de las elecciones.

El evento comenzará a las 8 p.m. (hora del este) y se extenderá por 90 minutos. La moderadora será la periodista de la cadena NBC News, Kristen Welker, que tendrá el desafío de sostener por los carriles normales el encuentro entre ambos candidatos.

La imagen del último cruce que mantuvieron a fines del mes pasado aún está fresca. Allí, ambos contendientes se interrumpieron mutuamente una y otra vez, lo que impidió el cruce de opiniones y terminó transformando el debate en un sinfín de burlas y reproches.

Para evitar esa situación, la Comisión de Debates Presidenciales anunció que  durante los dos minutos de la exposición inicial de cada temática se silenciarán los micrófonos del candidato que no tenga la palabra.

En los siguientes bloques, ambos podrán interrumpirse, aunque la organización expresó en un comunicado que “su esperanza es que los candidatos sean respetuosos con el tiempo del otro”.

Pese a estas precauciones, surge la pregunta de si esto realmente conseguirá anular las interrupciones, ya que Trump y Biden estarán en el mismo cuarto y podrán escucharse el uno al otro pese a la restricción impuesta por la organización.

Otro punto diferencial estará marcado por los estrictos protocolos que se llevarán a cabo por el Coronavirus. Si bien en el primer encuentro ya hubo cuidados, luego del contagio de Donald Trump -que impidió otro debate que iba a realizarse la semana pasada- se han reforzado las medidas de seguridad.

Algo de esto ya se vio en el choque que mantuvieron los candidatos vicepresidenciales Kamala Harris y Mike Pence, que contó con vidrios de plexiglás entre ambos para evitar posibles contagios.

En esta ocasión, la organización viene realizando testeos periódicos a todos los que formarán parte del evento: voluntarios, periodistas, asesores, asistentes y, por supuesto, los propios candidatos.

Además, se exigirá que todos usen mascarilla, algo que no ocurrió en el primer debate, especialmente por parte de los asesores de Trump, de los cuales la mayoría presenció el debate sin ningún tipo de protección facial.

Translate »