Trump recibió a los familiares de la soldado asesinada en Texas: “No aceptaremos nada menos que justicia para Vanessa”

Foto: REUTERS/Carlos Barria

La soldado hispana de 20 años desapareció el 22 de abril y sus restos fueron encontrados el pasado 30 de junio cerca al río León, en Texas.

El presidente Donald Trump recibió en la Casa Blanca a los familiares de Vanessa Guillén, la soldado latina que desapareció de la base militar de Fort Hood, en Texas, el pasado 22 de abril. El mandatario aseguró a la madre de la víctima que la muerte de su hija no será “barrida debajo de la alfombra”.

“Vamos a analizarlo muy poderosamente. Tal vez pueda salir algo que ayude a Vanessa y a otros”, dijo Trump a la familia de Guillén en la Casa Blanca. A su vez, intentó llevar tranquilidad a sus seres queridos garantizando que el caso “ahora ha sido intervenido por el Departamento de Justicia y no queremos que esto se oculte y se olvide”.

“Mi hija murió siendo inocente en esa maldita base”, dijo Gloria Guillén, madre de la víctima, quien junto a su familia ha rechazado un funeral militar y aún esperan el retorno de los restos. Una situación a la que el mandatario se ofreció a intervenir para ayudar acelerar el proceso y también pagar los actos funerarios.

Lupe Guillén, una de las hermanas de la víctima, manifestó que no desea volver a escuchar que otra mujer u otro hombre “fue acosado, agredido, abusado y violado sexualmente”, y responsabilizó el liderazgo de Fort Hood por lo que le ocurrió a su hermana, donde señaló que se “carecía de respeto, seguridad y responsabilidad”.

Los familiares de Guillén afirmaron que en dos oportunidades Vannesa fue objeto de acoso por oficiales superiores y relataron un evento donde fue asediada por un superior mientras estaba bañándose. Sin embargo, las autoridades de Fort Hood argumentaron que no había elementos probatorios para comprobar esa denuncia, y desestimaron alguna conexión entre su muerte y las denuncias.

Los familiares de la víctima solicitaron al presidente Trump una ley  que permita a los miembros del servicio militar denunciar delitos de acoso sexual. El proyecto de ley #IamVanessaGuillen lleva el nombre de la víctima que, de acuerdo con Cecily Ann Aguilar, la única detenida por el crimen, confesó que su pareja Aaron Robinson, compañero de trabajo de Guillén en la base militar, fue quien asesinó a la mujer.

Por su parte, Natalie Khawam, abogada de la familia, exhortó a los legisladores en el congreso a aprobar el proyecto de ley. “Si te preocupas por Estados Unidos, si te interesan los militares, haz esto. Nuestros militares merecen algo mejor. Merecen ser protegidos. Estamos aquí para luchar por ellos”, destacó.

Debido a toda la controversia que ha despertado la muerte de Vanessa Guillén, el secretario del Ejército Ryan D. McCarthy anunció este jueves que cinco expertos civiles efectuarán una inspección independiente para “explorar el clima y la cultura de mando actual en Fort Hood”.

Translate »