Trump realizó cuatro actos virtuales el fin de semana y seguirá así “hasta que el COVID desaparezca”

Foto: Tw @realDonaldTrump

El presidente, férreo defensor de los eventos multitudinarios aún durante la pandemia, dio marcha atrás y se presentó por Facebook ante seguidores de Wisconsin, Arizona, Michigan y Carolina del Norte.

El presidente Donald Trump, que venía siendo un férreo defensor de los eventos multitudinarios pese a la pandemia del Coronavirus, dio marcha atrás con su intención de realizar actos presenciales ante sus seguidores y realizó cuatro mitines virtuales el pasado fin de semana.

Transmitidos a través de Facebook, el mandatario dirigió un mensaje de poco menos de media hora de duración cada uno -con alrededor de un millón de espectadores por video- para partidarios de Wisconsin, Michigan, Carolina del Norte y Arizona.

En este último estado el jefe de Estado había realizado uno de sus clásicos eventos presenciales, con miles de personas en las tribunas pese a ser uno de los sitios más golpeados por el Coronavirus. También había llevado a cabo otro en Tulsa que tuvo consecuencias visibles, ya que dos semanas después del acto se dispararon los contagios en la zona.

Por esos motivos, Trump decidió dar marcha atrás y promover los mitines virtuales o “tele-mitines”, en un contexto en que todas las encuestas lo muestran varios puntos por debajo de su rival Joe Biden, entre otros aspectos, por su mal manejo de la pandemia en general, que tiene a Estados Unidos como principal país en contagios y fallecimientos.

“Me encantaría estar allí para un mitin, y nos encantaron nuestras manifestaciones en Arizona y en los demás lugares. Pero, hasta que el COVID desaparezca, es un poco difícil”, expresó Trump en su mensaje a los habitantes de Arizona.

Pese a admitir, en cierta forma, la gravedad de la situación, el presidente también criticó a los gobernadores demócratas que “hacen que sea imposible hacer una manifestación de todos modos”, algo que lo obligó a mover la Convención Republicana de Charlotte (en Carolina del Norte, gobernada por el demócrata Roy Cooper) a Jacksonville (en Florida, comandada por el republicano Ron DeSantis).

“Roy Cooper quería tener un máximo de 10 personas en un estado con capacidad para 19.000 espectadores. Nos dijo que esas son las reglas, y realmente no quería negociar con nosotros. Quería renunciar”, manifestó Trump en el mitin virtual ante los espectadores de Carolina del Norte.

Más tarde, el portavoz de Cooper, Ford Porter, lo desmintió, y aseguró que “eso es incorrecto”, y criticó al presidente porque quería “celebrar una convención completa sin distanciamiento social o mascarillas”.

“El gobernador y los funcionarios de salud estatales trabajaron para celebrar la convención de manera segura. En cambio, desde el Día de los Caídos el presidente quería una garantía de que podía tener una convención sin límites. Esto no era una garantía que el gobernador pudiera brindar con tantos meses de anticipación”, manifestó.