Trump presenta una iniciativa para ayudar a los veteranos de guerra del país

La medida busca acompañar a los estadounidenses que arriesgaron sus vidas en batalla y hoy manifiestan problemas de salud mental o pensamientos suicidas. 

En un discurso en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump realizó durante la jornada de ayer el lanzamiento de una iniciativa que busca ayudar a aquellas personas que “pelearon sus batallas en el extranjero y ahora debemos unirnos a ellos en esta nueva batalla en casa”, expresó el mandatario. 

La intención es lograr frenar los altos índices de suicido que muestran estos sectores y trabajar en la prevención y el acompañamiento psicológico de las personas. Para ello, Trump anunció una campaña de salud estatal que buscará contener a los veteranos y generar conciencia de los recursos en materia psicológica que se encuentran disponibles en el país. 

Además, el presidente presentó 10 recomendaciones para que tanto las agencias federales como las organizaciones públicas puedan sumarse a la iniciativa y realizar acciones que contribuyan al bienestar físico y emocional de los veteranos más necesitados. 

Las tasas de excombatientes que deciden terminar con su vida muestran una realidad postraumática con cifras que van en aumento. Según el Informe Anual Nacional de Prevención del Suicidio de Veteranos, en 2017, el año más reciente en recolección de datos, arrojó que 45.390 estadounidenses murieron por su propia elección. 

Los mismos indicadores muestran cómo se ha ido ampliando el índice de suicidio en veteranos, en un número que excede los 6 mil casos anuales entre 2008 y 2017. En el último informe, se develó que fallecieron un promedio de 124,4 personas diarias víctimas de suicidio, lo que comprende un aproximado de 16,8 veteranos por día. 

A pesar de que todavía no se manejan datos precisos de la actualidad, se estima que la pandemia del Coronavirus, el agotamiento de los recursos, las altas tasas de desempleo y el aislamiento social, podrían aumentar estos indicadores. Forman parte de una realidad que, en principio, el Estado se compromete a resolver.