Trump evalúa cómo continuar su plan de ayuda económica frente a la crisis por el Coronavirus

Foto: Jim Lo Scalzo-EFE

El presidente tiene sobre la mesa distintas alternativas que se debaten dentro del Partido Republicano. Los demócratas, en tanto, buscan impulsar cambios a la propuesta oficialista. Todo se debatirá en el Congreso en julio.

La crisis económica por el Coronavirus generó una histórica respuesta por parte del Congreso estadounidense, que aprobó un importante paquete de ayuda de 3 billones de dólares, de los cuales 2 billones fueron destinados a la ley CARES.

Entre las medidas, se destaca la creación de un seguro de desempleo semanal de $600, que fue pedido hasta el momento por más de 47 millones de personas desde que comenzó la pandemia. Además, se brindaron cheques de estímulo de $1.200 para quienes ganan menos de $75.000 al año, que son alrededor de 159 millones de personas, según el Gobierno.

Todas estas medidas se decidieron para paliar los efectos del inusual nivel del desempleo para la economía estadounidense, que se ubica en dos dígitos desde hace varias semanas.

A fines de julio, expirarán varias de las medidas que la ley CARES prevé, entre las cuales se encuentran el cheque de $1.200 y la ayuda de $600. Por ende, el presidente Donald Trump comenzó a debatir cómo continuar la ayuda económica, ya que distintas facciones del Partido Republicano comienzan a impulsar cambios para una segunda etapa de contención ante la crisis.

El mandatario, que tiene la firme intención de continuar con los cheques de estímulo, analiza modificar el monto o el motivo por el cual se brindan los mismos. En ese sentido, cobra fuerza la idea del director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, que propuso que solo se brinden cheques a “las personas que perdieron sus empleos, que son las más necesitadas”.

En cuanto al seguro de desempleo semanal, la mayoría de los oficialistas está de acuerdo en eliminar o al menos reducir los $600 que actualmente se brindan a los desocupados, porque argumentan que muchas personas ganan más sin trabajar que en sus posibles empleos.

En su lugar, proponen establecer un “bono de regreso al trabajo” que fomente a las personas a realizar una búsqueda laboral activa para reducir los niveles de desempleo. El representante Kevin Brady propuso que ese estímulo sea de $1.200 por única vez, mientras que el senador Rob Portman intenta que sea de $450 semanales, que se brindarían en forma adicional al salario que perciba el trabajador.

Por su parte, los demócratas se muestran en contra de suprimir o achicar la ayuda de $600, ya que señalan que se espera que la economía estadounidense mantenga niveles de desempleo en dos dígitos hasta fin de año. Por ende, proponen extender esa ayuda hasta fines de año, algo que cuenta con un firme rechazo por parte de la mayoría de los republicanos.

El Congreso no tiene mucho tiempo para debatir estas iniciativas, ya que ambas finalizan en forma oficial el próximo 31 de julio y el recinto legislativo deberá debatirlo antes de esa fecha.

Translate »