Trump celebrará el 4 de julio en un evento masivo en el Monte Rushmore

El presidente seguirá sin prestar atención a las recomendaciones sanitarias de sus propios especialistas y reunirá a 7.500 partidarios en Dakota del Norte durante el Día de la Independencia. Fuertes críticas de sus opositores por lo que consideran “una falta de respeto a las comunidades nativas”.

El presidente Donald Trump celebrará el 4 de julio, fecha en la que se recuerda la Independencia de Estados Unidos, en un masivo acto en el Monte Rushmore, al cual se espera que asistan alrededor de 7.500 personas.

De esta manera, el mandatario continúa con su serie de eventos multitudinarios, haciendo caso omiso de las recomendaciones de sus propios especialistas médicos, como el doctor Anthony Fauci, quién ha reiterado en numerosas oportunidades que es necesario practicar el distanciamiento social debido al Coronavirus.

“Quienes estén preocupados pueden quedarse en su casa, pero quienes quieran venir y unirse a nosotros pueden hacerlo. No vamos a distanciarnos socialmente, pero les vamos a dar máscaras faciales gratuitas a quienes requieran una”, destacó Kristi Noem, la gobernadora republicana de Dakota del Norte, el estado en donde se encuentra el Monte Rushmore.

Esta escultura, famosa a nivel mundial y escenario de gran cantidad de películas, tiene la icónica imagen de cuatro ex presidentes estadounidenses tallada en la montaña: George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt.

Por distintos motivos, la visita del presidente al sitio ha desatado numerosas críticas de sus opositores. Uno de ellos es la referencia que Trump brindará a los ex mandatarios Jefferson y Washington, dueños de esclavos en su momento, justo en una época en la cual se debate el lugar de los monumentos y homenajes en la nación, que ha motivado a remover numerosas estatuas y cambiar la forma de denominar a sitios que llevaban el nombre de líderes racistas.

Lincoln, otro de los presidentes tallados, tampoco es bien visto por muchas personas de la región: pese a que firmó el fin de la esclavitud, también ordenó ejecutar a 38 nativos de Dakota del Norte durante su mandato.

Justamente, los nativos sioux, antiguos habitantes de las Colinas Negras -la zona en donde se ubica el Monte Rushmore- fueron despojados de esa región cuando se decidió tallar las esculturas “sin recibir una compensación justa”, según dictaminó la propia Corte Suprema de Justicia estadounidense en 1980.

Por ello, se espera que varias comunidades indígenas se manifiesten en contra de la visita de Trump a la zona, ya que han solicitado reiteradamente la devolución de las tierras que consideran propias y ven en la visita del presidente una provocación ante su histórico reclamo.

“Mis antepasados murieron defendiendo sus tierras sagradas para que luego vengan, vuelen una montaña y pongan la cara de cuatro hombres y colonizadores blancos, que cometieron un genocidio contra los pueblos indígenas”, apuntó Nick Tilsen, presidente de NDN Collective, una ONG que defiende los derechos de los indígenas.

“Como viene pasando en todo el país, debemos tener una conversación sobre estos símbolos de supremacía blanca y racismo estructural”, agregó.

Otro sector que se sumó a las críticas fue el Partido Demócrata, que emitió un tuit en la cuenta de su Comité Nacional, en el cual expresó que “Trump comete una vez más una falta de respeto a las comunidades nativas”.

“Está organizando una manifestación que glorifica la supremacía blanca en el Monte Rushmore, una región sagrada para las comunidades de la región. Además, intentó limitar sus derechos de voto”, cuestionó el comité, aunque luego sus representantes decidieron borrar el tuit por motivos que no fueron esclarecidos.

Translate »