Trump amplió las restricciones para las visas de trabajadores extranjeros

Foto: Jonathan Ernst - Reuters

El presidente decidió limitar el ingreso de inmigrantes en ciertos sectores hasta diciembre. La Casa Blanca estima que, con esa medida, 525 mil empleos quedarán disponibles para que los ocupen los estadounidenses.

El presidente Donald Trump decidió ampliar las restricciones para las visas de algunos trabajadores extranjeros hasta diciembre, lo que limitará el ingreso al país para cientos de miles de inmigrantes.

La intención del mandatario es que esos puestos vacantes sean ocupados por estadounidenses, a medida que el país comienza una lenta reapertura ocasionada por la crisis del Coronavirus.

Puntualmente, las visas afectadas son las H-1B (para trabajadores de campos especializados, muy utilizados por empresas tecnológicas), H-2B (puestos temporarios no agrícolas), J-1 (permisos de intercambio cultural para el ámbito profesional o empresarial) y L (transferencia de empleados a Estados Unidos por parte de una empresa multinacional). Además, los cónyuges de los titulares de las dos primeras visas que se encuentren fuera del país no podrán aplicar a un permiso para estar junto a sus parejas.

Cabe aclarar que la medida no perjudica a quienes ya se encuentran en Estados Unidos o ya tienen una autorización aprobada aunque se encuentren fuera del país. Tampoco incluye a profesionales del sector académico para la visa J-1 ni a trabajadores del área alimenticia para la H-2B, que podrán aplicar sin restricciones.

La Casa Blanca estima que serán cerca de 525 mil los empleos los que quedarán disponibles para los ciudadanos nacionales, mientras que el Instituto de Política de Migraciones -un grupo de investigación no partidista- redujo esa cifra y manifestó que serán alrededor de 325 mil.

“Es necesario que examinemos estos programas y su efecto en nuestro mercado laboral, pero eso no quiere decir que suspenderlos de forma generalizada sea beneficioso para los trabajadores estadounidenses”, cuestionó la analista de políticas de la institución, Sarah Pierce, en declaraciones a CBS.

“Lo que sí es seguro es que no será beneficioso para los empleadores”, apuntó, y explicó que numerosas compañías estadounidenses dependen de los trabajadores extranjeros en determinadas áreas y no podrán reemplazarlos con profesionales estadounidenses.

Translate »