Trump amenaza con tomar medidas contra autoridades de Nevada por aprobar el voto por correo

Foto: Gage Skidmore - Flickr

El mandatario sigue en contra de que las votaciones puedan realizarse mediante el servicio postal, con el argumento de que eso llevaría a un “fraude electoral”.

El presidente Donald Trump amenazó con tomar medidas contra las autoridades del estado de Nevada por aprobar el voto por correo, de cara a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, tras considerar -sin pruebas que lo respalden- que esta modalidad podría “facilitar el fraude”.

Cabe aclarar que este método no es una novedad, de hecho, este sistema de votación ya existe en otros siete estados del país. El gran problema de Trump es que considera que la votación por correo podría determinar el resultado de las elecciones, y no solo “beneficiará a los demócratas sino que invitará al fraude”, remarcó. 

La intención de extender este método de votación viene ligado a un plan sanitario que permitiría prevenir una posible ola de contagios de COVID-19. Al menos esa fue la finalidad del estado de Nevada, que decidió aprobar el sistema de votación que garantiza que cada boleta llegue al domicilio de las personas empadronadas. 

En esa dirección, el Congreso y el gobernador demócrata Steve Sisolak aprobaron la medida y despertaron la reacción inmediata del presidente. “El gobernador de Nevada ha hecho imposible que los republicanos ganen en el estado. El servicio de correo postal jamás podrá gestionar el gran número de votos por correo sin una preparación previa”, destacó el mandatario a través de su cuenta de Twitter. 

A modo de amenaza, el presidente Trump le agregó una cuota de su personalismo al conflicto y encendió las alarmas del Partido Demócrata en plena campaña electoral: “¡Nos veremos en los tribunales!”, anticipó.     

Otra de las personas que se pronunció en contra de las votaciones por correo en Nevada fue Ronna McDaniel, la presidenta del Comité Nacional Republicano, quien disparó contra el gobernador Sisolak por querer manipular las elecciones y “hacerse con los comicios mediante una votación masiva”.

Por su parte, el partido demócrata defiende su postura con el argumento de que se trata de un sistema de votación que ya se practica en otros estados, además de existir desde hace varios años y no haber causado problemas que justifiquen las acusaciones del mandatario que insiste en que “va a falsear el resultado de las elecciones”.