Trump acusó a China de haber “infectado al mundo” y pidió a la ONU que “rinda cuentas por sus actos”

Foto: Reuters

Durante la 75ª Asamblea General de la ONU, el mandatario arremetió contra el país asiático por la pandemia y dijo que el mundo está enfrentando “una gran batalla contra un enemigo invisible: el virus chino”.

El presidente Donald Trump pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que responsabilice a China por “infectar al mundo” con el Coronavirus y afirmó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está “prácticamente controlada” por el Gobierno de ese país.

“En los primeros días del virus, China cerró domésticamente los viajes mientras que permitió salir a sus habitantes e infectar al mundo. China condenó mi prohibición de viajar a su territorio, incluso cuando ellos cancelaban vuelos domésticos y confinaban a sus ciudadanos en sus casas”, reclamó el presidente Trump.

En su discurso -que solo duró siete minutos- el mandatario estadounidense prosiguió sus señalamientos contra el país asiático y recriminó que: “El gobierno chino y la OMS, que está virtualmente controlada por China, falsamente declararon que no había evidencias de transmisión entre humanos, luego dijeron falsamente que los asintomáticos no esparcían la enfermedad”.

En materia ambiental, Trump refirió que a pesar de haberse retirado del acuerdo climático de París, Estados Unidos emitió menos gases tóxicos que “ningún otro país dentro ese acuerdo”, aunque disparó contra China por “las millones de toneladas de plástico que arroja al medio ambiente” y por emitir “más mercurio tóxico a la atmósfera que ningún otro país en el mundo”.

En cuanto al Coronavirus, el presidente aseveró que redujo la mortalidad en un 85% desde abril y ha aumentado la inversión en material sanitario. Sin embargo, pese a sus declaraciones, la pandemia en Estados Unidos ya superó los 200.000 muertos y suma 6,8 millones de contagios.

“Distribuiremos la vacuna, derrotaremos al virus, acabaremos con la pandemia y entraremos en una nueva era sin precedentes de prosperidad, cooperación y paz”, prometió.

En el ámbito internacional, apuntó contra la ONU y manifestó que para una gestión eficiente debe enfocarse en “los problemas reales del mundo”, como “el terrorismo, la opresión de las mujeres, el trabajo forzoso, el narcotráfico, la trata de personas, persecución y la limpieza étnica de minorías religiosas”.

Por la parte política, Trump dejó un mensaje conciliador al señalar que “América está cumpliendo su destino como pacificador”, aunque con un tono más agresivo resaltó “pero es paz a través de la fuerza”, destacando su avance armamentista, sobre el cual acentuó “rezo a Dios para que nunca las tengamos que usar”.

Al referirse a América Latina, dijo que apoya “la lucha por la libertad” de Cuba, Nicaragua y Venezuela. A su vez, aludió las “históricas alianzas” con México, Guatemala, Honduras y El Salvador en materia de inmigración. “El próximo año, cuando nos reunamos personalmente será uno de los mejores años de la historia”, dijo Trump antes de cerrar su discurso. 

Translate »