Tribunal aprueba la suspensión del programa TPS y más de 360 mil inmigrantes podrían ser deportados

Foto: TPS

La decisión autoriza la solicitud del presidente Donald Trump en 2017 para revocar el amparo migratorio a miles de beneficiarios de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán que tienen hasta 20 años en el país.

La Corte de apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos emitió un fallo a favor de la Administración Trump para terminar con el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), el cual protege de ser deportados a más 360 mil inmigrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

El fallo desestimó los argumentos de los demandantes, que alegaban que las acciones del gobierno para eliminar el programa TPS eran parte de una discriminación racial. El tribunal descartó la naturaleza ofensiva de una polémica declaración del mandatario, cuando en el 2018 se refirió a esas naciones como “países de mierda”.

La jueza Consuelo Callahan manifestó en la sentencia que “los demandantes no presentan ni siquiera cuestionamientos serios sobre los méritos de su afirmación de que la terminación del TPS fue indebidamente influenciada por la animadversión del presidente contra los inmigrantes no blancos y no europeos”.

Esta disposición pone en riesgo de deportación a 300 mil salvadoreños, 5 mil nicaragüenses, mil sudaneses y 58 mil haitianos que, en caso de no conseguir otra condición migratoria legal en suelo estadounidense, podrían ser deportados. De la misma manera, se estima que el fallo puede afectar a más de 200.000 niños nacidos en Estados Unidos.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que es la principal organización de derechos civiles del país, anunció que apelará a la sentencia.

“Si la decisión se mantiene, estos residentes legales, que desde hace mucho tiempo fueron bienvenidos a EE.UU. porque sus países estaban sumidos en la violencia o los desastres naturales, podrían ser deportados, dividiendo a cientos de miles de familias estadounidenses”, afirmó la ACLU en un comunicado.

Por su parte, Ahilan Arulanantham, uno de los abogados líderes de ACLU, dijo que: “Las viles declaraciones del presidente sobre los poseedores del TPS dejaron perfectamente claro que su administración actuó por animosidad racial. La Constitución no permite que la política sea impulsada por el racismo”.

A pesar de que la decisión produce gran incertidumbre a miles de inmigrantes, Arulanantham detalló que sería recién el 5 de marzo de 2021 cuando Trump pueda dar fin al TPS para Nicaragua, Sudán y Haití, mientras que los ciudadanos salvadoreños contarían con el amparo hasta noviembre de 2021.

Translate »