Tres vacunas estadounidenses, en la primera línea de la carrera por lograr la inmunidad contra el COVID-19

Foto: AP

Los laboratorios Moderna, Pfizer y Novavax encabezan tres de los principales proyectos mundiales que están cerca de terminar sus pruebas para determinar el éxito ante el Coronavirus.

Tres vacunas que se desarrollan íntegra o parcialmente en Estados Unidos se encuentran actualmente en la primera línea de la carrera por lograr la inmunidad contra el COVID-19.

Se trata de los proyectos que encabezan los laboratorios Moderna, Pfizer (en asociación con la alemana BioNTech) y Novavax, compañías con sede en Massachusetts, Nueva York y Maryland, respectivamente.

Las dos primeras se encuentran un poco más avanzadas que la de Novavax, por lo que han sido dos de las tres vacunas más comentadas a nivel mundial y sobre las que existe mayor optimismo de conseguir resultados rápidos. La otra es la del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, desarrollada en el Reino Unido con un fuerte apoyo del primer ministro británico, Boris Johnson.

Ese respaldo estatal se ve reflejado en Estados Unidos principalmente en el proyecto de Moderna. De hecho, cuando la compañía anunció el avance a fase 3 de las pruebas de la vacuna, el acto contó con la participación del vicepresidente Mike Pence y de Ron DeSantis, el gobernador republicano de Florida, donde se realizó el evento.

Allí, se informó que la siguiente etapa consistirá en 30.000 testeos a ciudadanos estadounidenses, distribuidas en 87 regiones del país. Para poder avanzar a semejante velocidad, el laboratorio contó con el importante apoyo del Gobierno nacional, que duplicó su inversión inicial y destinó casi mil millones de dólares al proyecto de la empresa.

La vacuna de Pfizer y BioNTech, en tanto, también se encuentra en fase 3, una etapa a la cual avanzó el mismo día que Moderna realizó su anuncio en Miami, un ejemplo que demuestra la carrera que sostienen las diferentes compañías.

Considerada la principal empresa farmacéutica a nivel mundial, Pfizer realizará sus testeos no solo en Estados Unidos, sino también en Alemania -de donde proviene su socia BioNTech-, Brasil y Argentina, sitios donde el virus se encuentra en amplia circulación, lo que permitirá probar la vacuna con mayor fidelidad.

Por último, el proyecto de Novavax no ha aparecido tanto en la prensa porque comenzó más tarde que el resto. Debido a ello, se encuentra un poco más retrasado que los otros dos mencionados, ya que aún falta alrededor de un mes para que comience su fase 3.

Pese a este “retraso” (que igualmente sigue siendo una velocidad inusitada para cualquier vacuna) los primeros resultados son sumamente prometedores, ya que en las primeras 100 pruebas los pacientes desarrollaron niveles de anticuerpos mucho mayores que los recuperados por COVID-19.

Translate »