Tom Wolf advirtió que si no bajan los contagios “el COVID-19 abrumará a los hospitales” del estado

Foto: Governor Tom Wolf - Flickr

El gobernador de Pensilvania indicó que podrían establecerse nuevas restricciones en el caso de que la situación no cambie. “Tomaremos esa decisión en los próximos días”, afirmó.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, advirtió que si no bajan los números de contagios de Coronavirus en el estado, “el COVID-19 abrumará a los hospitales” de la región, que se encuentran con internaciones cerca de los niveles récords.

El viernes pasado, el estado reportó un nuevo pico de infecciones, con 12.844 casos diarios registrados. Además, desde hace varios días Pensilvania cuenta con más de 1.000 hospitalizaciones en terapia intensiva a causa de la enfermedad.

De hecho, en el reporte de este lunes se informó que en la última semana se contabilizaron 65.000 casos y casi 1.000 muertes, lo que acerca “peligrosamente” al sistema de salud “al límite”, según Wolf.

“En el transcurso de las últimas dos semanas, desafortunadamente, la situación de Pensilvania se ha vuelto aún más grave. El COVID-19 se está propagando en todas las partes del estado”, afirmó.

Ante esta situación, el mandatario manifestó que no descarta implementar nuevas restricciones para contener el aumento de contagios, aunque no especificó cuáles serían ni brindó una fecha precisa en la cual se podrían comenzar a implementar.

“Tomaremos esa decisión en los próximos días. Seguimos analizando los números y si tenemos que hacer más, lo haremos”, aseguró.

Sin embargo, deslizó que los afectados podrían ser los sectores que ya tienen restricciones vigentes, como bares y restaurantes, que funcionan al 25% de su capacidad en todo el estado (a excepción de Filadelfia, que ordenó un cierre completo).

“Tenemos que encontrar una manera de cerrar esos lugares para evitar que sean propagadores del virus”, indicó el mandatario, que agregó que son conscientes de “la carga financiera que supone para esas empresas” dejar de funcionar luego de tantos meses de agonía.

“No es culpa de estas empresas que al virus les guste el entorno que ellas generan. Pero el virus está ahí, nos guste o no. Todos lo odiamos y estamos frustrados, pero la realidad es esa”, lamentó.

Translate »