Tom Wolf advierte que no hay suficientes fondos para que los estados cubran el plan de alivio de Trump

Foto: www.governor.pa.gov

El mandatario consideró que el plan de ayuda aprobado por el presidente retrasará los pagos a los residentes de Pensilvania que hoy se encuentran sin empleo, y creará cargas administrativas innecesarias y costosas para los estados que deben administrar los fondos.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, advirtió que la asistencia de 400 dólares semanales que anunció el presidente Donald Trump no resuelve el problema, porque con 30 millones de estadounidenses elegibles para recibir beneficios por desempleo los fondos podrían agotarse en unas semanas si se aumenta la carga sobre los estados.

A través de una carta que el Gobernador envió a la delegación del Congreso de Pensilvania, manifestó que cerca de 30.000 residentes del estado podrían perder la subvención y ratificó su apoyo a la propuesta demócrata en el Senado que busca la extensión del beneficio federal inicial de 600 dólares, y no en 400 dólares como lo decretó el mandatario nacional por una falta de acuerdo entre los legisladores.

“La enrevesada y temporal idea del presidente dejará a las familias esperando semanas para recibir menos. Esto no es lo que el pueblo estadounidense quiere o espera, y todos nos merecemos algo mejor”, precisó Wolf en su misiva, sobre una propuesta a la que también el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, calificó como “ridícula”.

Wolf señaló que el decreto de Trump proporciona 44 mil millones de dólares en fondos a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para un nuevo programa de “asistencia para salarios perdidos”, pero describe el enfoque de la propuesta como “problemático y mucho menos ventajoso que la acción del Congreso para extender el programa de alivio”.

“Los estados deben cubrir el 25% de los costos de los beneficios. El memorando presidencial establece que las personas desempleadas son elegibles para pagos semanales de 400 dólares, de los cuales 300 provienen de fondos de FEMA y 100 corresponde a los estados”, argumentó el gobernador.

A su vez, señaló que Pensilvania no tiene los fondos para cumplir con este aporte y aseguró que si los 30 millones de estadounidenses desempleados cobran este pago de asistencia salarial perdido, “la asignación durará aproximadamente de cinco a seis semanas y el programa se quedará sin fondos en octubre así el desempleo disminuya”.

También destacó que la Cámara de los Estados Unidos ya aprobó un proyecto de ley para extender el programa a 600 dólares y el Senado debería hacer lo mismo. En su planteamiento, Wolf solicitó que se incluya ayuda estatal y local adicional en el próximo paquete de estímulo. 

La única solución que planteó el gobernador ante este escenario, es promulgar una nueva legislación que garantice los beneficios de desempleo complementarios que se necesitan con urgencia, a través de la infraestructura del sistema de desempleo vigente. 

Translate »