Suspenden a siete policías de Rochester por la muerte de Daniel Prude

Foto: Reuters

Lo anunció la alcaldesa de la ciudad neoyorquina, Lovely Warren, un día después de que se difunda el video que muestra cómo un agente asfixió al afroamericano contra el suelo en marzo pasado. Cuomo exigió “respuestas” por el crimen.

Siete policías de la ciudad de Rochester, en Nueva York, fueron suspendidos de su cargo este jueves, un día después de que se difunda el video que muestra cómo un agente asfixia al afroamericano contra el suelo, lo que tiempo después le ocasionó la muerte.

El anuncio lo realizó la alcaldesa de la ciudad, Lovely Warren, quien explicó que algunos de los agentes detenidos “aparecen en las imágenes”, mientras que otros “tenían el deber de detener lo que estaba sucediendo”.

Además, Warren realizó una dura acusación contra el jefe de Policía de la ciudad, La’Ron Singletary, ya que afirmó que él no le brindó toda la información necesaria del caso hasta mediados de agosto, cuando el crimen comenzó a cobrar mayor visibilidad.

“La única forma en que podemos enfrentar el racismo sistémico en nuestra ciudad es enfrentarlo de frente. No puede haber un sistema de justicia para los blancos y otro sistema de justicia para los negros”, manifestó la jefa comunal.

“Como sociedad, ciudad y comunidad, debemos ser sinceros y enfrentarnos a la verdad: el racismo institucional y estructural generaron la muerte de Daniel Prude”, siguió.

Warren también realizó una inusual autocrítica en su función, debido que admitió que debe “mejorar como líder de la comunidad”, ya que ella es afroamericana (de hecho, cuando fue elegida en 2014, se transformó en la segunda persona de color en gobernar la ciudad).

Por otro lado, el gobernador del estado, Andrew Cuomo -que mantuvo un duro cruce con Donald Trump este miércoles y jueves- dijo que el caso es “alarmante” y exigió “respuestas” por parte de la Justicia, algo que también fue reiterado por la familia de Prude, quienes se mostraron disconformes con la medida disciplinaria impuesta a los agentes involucrados en el crimen.

“Deberían ser arrestados y juzgados como los asesinos que son”, pidió Tashyra Prude, hija del afroamericano fallecido.

“Fue un asesinato a sangre fría”, indicó Joe Prude, hermano de la víctima. “Es imposible describir el dolor que estoy sintiendo tanto yo como mi familia. ¿Cuántos más tienen que morir para que la sociedad entienda que esto debe terminar?”, planteó.