Servicio Postal anula cambios operativos mientras demócratas denuncian posibles retrasos antes de elecciones

Al menos 20 fiscales generales demócratas en todo el país intervinieron para frenar los cambios que iban a dejar sin efecto la entrega de correo en todo el país.

El director General del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS), Louis DeJoy, anunció que las modificaciones se suspenderían hasta después de las elecciones del 3 de noviembre. La decisión se conoce justo cuando una veintena de estados lanzaron planes para presentar demandas federales.

DeJoy informó que algunas de las decisiones aplazadas implican que el horario de venta minorista en las oficinas de correos no cambiará. Del mismo modo, el equipo de procesamiento y las cajas azules de recolección permanecerán en su lugar y no se cerrarán las instalaciones.

La reacción de los dirigentes demócratas no tardó en llegar: al menos 20 fiscales generales en todo el país reunieron esfuerzos para evitar las alteraciones que interrumpieron las entregas postales a nivel nacional. Asimismo, acusaron a Trump de intentar socavar la votación por correo.

En un comunicado, Bob Ferguson, fiscal general de Washington, indicó que DeJoy actuó “fuera de su autoridad para implementar cambios en el sistema y no siguió los procedimientos adecuados bajo la ley federal”.

USPS enfrenta además un intenso escrutinio por parte de los demócratas del Congreso, quienes anunciaron que reforzarán su investigación sobre lo que llaman “cambios operativos recientes, de gran alcance y peligrosos, que están ralentizando el correo y poniendo en peligro la integridad de la elección”. 

Es necesario recordar que Trump cuestiona abiertamente la votación por correo, afirmando que conducirá a un fraude electoral. El presidente sostuvo que se opone a la financiación para el Servicio Postal porque no quiere que se utilice este medio en los próximos comicios.

Translate »