Senadores republicanos abren el juego y aseguran que trabajarán con Biden si obtiene la presidencia

Foto: Susan Walsh - AP

Pese a que mantienen su apoyo a Trump, muchos de los líderes oficialistas en la cámara alta tienen una vieja relación con el ex vicepresidente, que ocupó una banca allí durante 36 años.

Varios senadores que pertenecen al Partido Republicano comenzaron a abrir el juego y aseguraron que trabajarán con Joe Biden, el candidato a presidente por el Partido Demócrata, en el caso de que obtenga la presidencia.

Con prácticamente la totalidad de las encuestas a su favor y el viento de frente que empuja a Donald Trump hacia atrás -por la grave situación económica y sanitaria que no da grandes señales de avanzar- Biden se muestra confiado en obtener la presidencia, por lo que no suena extraño que desde algunos sectores de la oposición comiencen a tantear la situación, a menos de dos meses de las elecciones.

De hecho, hace tiempo ya que varios referentes republicanos se han distanciado de Trump. Para muestra, basta un botón: mientras en la Convención Demócrata hubo varios expresidentes del partido (Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter), el actual mandatario no contó con ninguno en el evento republicano. Por el contrario, debió recurrir a gran parte de los miembros de su familia para colocar nombres de peso en el cronograma.

A este panorama pre-electoral, se le suma que muchos de los líderes republicanos en la cámara alta conocen a Biden -que ocupó durante 36 años una banca allí por el estado de Delaware- desde hace muchísimo tiempo, lo que facilitaría un hipotético vínculo.

Para el postulante demócrata, este posible acuerdo significaría también un claro avance, ya que el Senado está controlado por los republicanos y sería muy sorpresivo que esta situación se modifique drásticamente en noviembre, cuando se celebren los comicios.

“Lo mejor que le podría pasar a Joe Biden sería que hubiera un Senado republicano”, pronosticó el parlamentario John Thune. “En ese caso, habría oportunidades”, agregó, en relación a un posible acuerdo con la actual oposición.

“Un gobierno dividido obliga a la gente a unirse. Algunos de los mejores y más grandes logros de nuestra historia se han logrado durante una época de gobierno dividido”, sumó.

En la misma línea se pronunció el senador Chuck Grassley, que destacó que habría áreas claves en las cuales se podría establecer convenios entre ambos partidos. Entre ellas, mencionó a la actividad energética, agrícola y comercial.

“Seguramente podríamos trabajar juntos en eso”, anticipó. 

Algo parecido sostuvo el legislador Lindsey Graham, que aclaró que “es difícil proyectar cómo será la situación”, pero afirmó que si Biden es electo “trataría de ayudarlo”.

Translate »