¿Segunda ola? Un importante rebrote de casos en el país preocupa a las autoridades

Foto: Ap

Pese a que el país ya tiene más de 200.000 muertos y casi 7 millones de infectados, los contagios no cesan de subir en algunos estados y anticipan una difícil temporada invernal.

El retorno presencial a las aulas, el aumento de público en los eventos y las flexibilizaciones en los límites de capacidad en bares y restaurantes parecen generar una situación complicada para atenuar los contagios en el país.

A principios de septiembre, Estados Unidos había llegado a un piso de 34.000 casos, una cifra mucho menor a los picos de más de 70.000 infecciones que hubo en el peor momento de la pandemia, cuando el foco se había trasladado al Cinturón del Sol, en el sur del país.

Sin embargo, en el transcurso de septiembre los contagios han continuado en ascenso, en una suba lenta pero constante que genera que en el país ya se vuelvan a registrar números mayores a los 40.000 casos diarios.

¿La explicación? Además de la vuelta a clases y las flexibilizaciones en algunas actividades, otro motivo fundamental es el frío, que empieza a crecer a medida que se ingresa en la temporada invernal. Por las bajas temperaturas, las personas tienden a juntarse en lugares cerrados, lo que aumenta el riesgo de contagios.

A esto se le suma el cansancio lógico de más de seis meses de pandemia, que genera que las personas descuiden las prevenciones y dejen de lado las recomendaciones sanitarias.

La pregunta que se hacen muchos es si, de una vez por todas, ha llegado la tan mencionada “segunda ola” de casos. Sin embargo, por el momento no se registran grandes rebrotes en la costa este -el primer pico de la pandemia en el país- ni en el Cinturón del Sol -el segundo- sino en otros estados.

Un ejemplo claro es Wisconsin, que había mantenido medianamente controlado el Coronavirus a lo largo de todos estos meses, pero durante septiembre registró una notable suba de casos, con un pico de 2.500 contagios el pasado sábado 19.

La suba de casos en este estado, clave en las elecciones -ya que Trump triunfó por muy poco en 2016 ante Hillary Clinton- podría perjudicar al presidente, que intenta alejar al electorado de la agenda que marca la pandemia. Sin embargo, si aumentan los contagios de cara al 3 de noviembre, será difícil que los ciudadanos de Wisconsin no tengan a esta temática entre sus principales preocupaciones.

Otro estado que llegó a su pico en las últimas semanas es Minnesota, Si bien en este caso no se trata de una curva preocupante como en Wisconsin y el gráfico de los contagios es mucho más parejo, el mayor número diario desde marzo ocurrió el 20 de septiembre, con más de 1.200 contagios.

“Estamos experimentando fatiga pandémica de manera importante, por eso es que vemos bodas, funerales, bares, restaurantes y eventos deportivos”, indicó Michael Osterholm, el director del Centro de Investigación y Prevención de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, en diálogo con The Hill.

Además de en estos estados, también se registra un leve aumento de casos en algunos sectores de Illinois, Michigan, Montana, Colorado, Utah y Arizona, aunque es pronto para confirmar que este aumento se traslade a un pico preocupante de contagios.

Translate »