Republicanos insisten en su demanda en Pensilvania y alegan que los demócratas tuvieron posibilidad de corregir boletas defectuosas

Foto: Jason Redmond/Agence France-Presse — Getty Images

La campaña de Trump modificó su demanda para anular votos en Pensilvania, al alegar que los demócratas permitieron “curar” las papeletas defectuosas para que puedan ser efectivizadas. 

El equipo de campaña republicano declinó su demanda para anular más de 680.000 votos por correo en Pensilvania, pero reformularon su petición y ahora argumentan que algunos condados dirigidos por demócratas permitieron a sus seguidores arreglar boletas que serían descartadas por presentar detalles técnicos, mientras que los votantes republicanos no contaron con esa opción.

Después de que el bufete de abogados responsable de liderar la demanda del presidente Donald Trump retirara los procedimientos sobre un supuesto fraude en el estado de Pensilvania, la campaña republicana reestructuró su demanda al argumentar “violaciones de la Cláusula de Protección Igualitaria de la 14a Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos”.

El nuevo planteamiento republicano señala que “condados con un gran número de demócratas” infringieron la normativa electoral al marcar boletas por correo defectuosas un día antes de las elecciones para que los votantes pudieran identificarlas y corregirlas a fin de que el voto fuera contabilizado efectivamente, un procedimiento conocido como “curación”.

En ese sentido, la demanda justifica que los condados donde el voto republicano predominaba “siguieron la ley y no proporcionaron un proceso de notificación y cura, lo que privó a muchos de sus derechos”.

Sin embargo, los fundamentos de la demanda fueron desestimados por la secretaria de Estado, Kathy Boockvar, quien pidió a la Corte rechazar la causa, ya que la demanda no contiene “reclamo plausible de reparación sobre ninguna teoría legal”.

Asimismo, manifestó que no existe una cláusula legal dentro de la ley electoral que restringe a los condados a prestar asistencia a un votante cuando una boleta tiene algún defecto técnico. “Realmente deberían demandar a los condados que no permitieron (a los votantes) hacer correcciones. El objetivo debe ser asegurarse de que cada voto cuente”, manifestó Boockvar.  

Si bien un tribunal de Pensilvania sentenció que un pequeño grupo de papeletas fueran descontadas del recuento final en los condados, debido a que los electores no suministraron la identificación requerida antes de la fecha límite, la decisión no marca diferencia con los 70.000 votos que obtuvo Joe Biden frente al presidente Donald Trump.

De igual manera, autoridades electorales afirmaron que “no hay evidencia” de que las denuncias de Trump sean ciertas y aseguraron que “la elección del 3 de noviembre fue la más segura en la historia de Estados Unidos”.

Aunque no lo ha hecho de manera formal, el líder republicano reconoció este domingo por primera vez la victoria de su adversario demócrata en las elecciones presidenciales, pero aseguró que los comicios fueron “amañados”.

Translate »