¿Qué repercusión puede tener el resultado positivo por COVID-19 de Trump en la carrera electoral?

Foto: Foto AP / Pablo Martinez Monsiváis

El diagnóstico por Coronavirus del mandatario plantea interrogantes en torno a su salud, los próximos debates presidenciales y la campaña que adelantaba para conquistar votantes.

Luego de que el propio presidente Donald Trump confirmara que dio positivo a la prueba del Coronavirus junto a la primera dama Melania Trump, el panorama político se llenó de incertidumbre a tan solo un mes de las elecciones presidenciales. Surgen incógnitas en relación a los riesgos por su edad, la continuidad de la campaña electoral y el día en que se llevarán a cabo las elecciones.

Hasta el momento, el médico de la Casa Blanca, Sean Conley, informó que el mandatario y su esposa se encuentran “bien y  planean quedarse dentro de la Casa Blanca durante su convalecencia”, aunque no brindó mayores detalles sobre sus síntomas ni tampoco habló sobre cuánto tiempo duraría el aislamiento.

“Espero que el presidente continúe desempeñando sus funciones sin interrupciones mientras se recupera. Los mantendré informados sobre cualquier novedad”, agregó Conley.

Sin embargo, el diagnóstico del presidente de 74 años -con un peso de 110 kilogramos según su último examen físico- puede ser un riesgo para su salud, ya que los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) indican mayores índices de mortalidad en personas de más de 65 años.

De igual manera, está comprobado que el desarrollo del virus tiende a causar más daño en los hombres o mujeres con sobrepeso. Sin embargo, pese a estos riesgos, la mejoría de cada paciente frente al virus es distinta y depende más que nada de los antecedentes por otras enfermedades que haya tenido la persona infectada.

Aunque desde un primer momento la pandemia condicionó a la campaña electoral, a fines de evitar los eventos masivos, el presidente Trump había recorrido varios estados sin considerar algunas medidas sanitarias como el distanciamiento social o el uso de barbijo. 

De ahora en más, todas las miradas estarán puestas en cómo evoluciona el mandatario y en una posible suspensión del próximo debate presidencial, previsto para el 15 de octubre en Miami. En ese aspecto, Mica Mosbacher, asesora de campaña de Trump, dijo que «siguiendo los lineamientos de los CDC, no podrá asistir a eventos masivos» y habló de la posibilidad de hacer “un debate virtual en dos semanas”.

En cuanto a la posibilidad de posponer el día de las elecciones corresponde a un tema más complejo. Se trata de una decisión que dependería del consenso de la mayoría de los legisladores del Senado -que en este caso es controlado por los republicanos- y la Cámara de Representantes, dominada por demócratas.

Cabe aclarar que si por alguna causa de salud o de fuerza mayor el presidente no pudiera continuar su mandato, la 25º enmienda de la Constitución de Estados Unidos señala que el vicepresidente debe asumir el cargo como mandatario interino hasta el 20 de enero de 2021, cuando sea el turno del siguiente presidente.

Sin duda, el escenario de los próximos días genera gran expectativa sobre la evolución de Donald Trump. Según diversos analistas, la situación podría ayudar a fortalecer la imagen del actual presidente ante una pandemia que él mismo ha minimizado, o bien quizás, derive en una baja de su popularidad frente a un rival que -a priori- viene con ventaja según varias encuestas. 

Translate »