Qué es el nitrato de amonio, el químico que causó la devastadora explosión en Beirut

Foto: Captura de vídeo

Utilizado como fertilizante para la agricultura, tiene consecuencias impactantes si se eleva a altas temperaturas, como ocurrió en el incendio del martes pasado. Crecen las protestas en Líbano que reclaman por las responsabilidades políticas del episodio.

La devastadora explosión en Beirut que generó cientos de muertes, miles de heridos y graves consecuencias económicas -entre los que se cuentan importantes daños a viviendas- fue generada por una sustancia química desconocida para la mayoría: el nitrato de amonio.

Pese a que inicialmente se sospechó de un atentado y hasta se llegó a hablar de una explosión nuclear (debido a la forma de hongo que se generó, asociada a ese tipo de detonaciones), finalmente se supo que al lado del puerto de la capital de Líbano había un importante depósito de este compuesto.

Al entrar en contacto con el fuego que se había generado al costado del desembarcadero, se generó el impresionante efecto explosivo, que se produce cuando el nitrato de amonio supera los 300 ºC (o 572 ºF), algo que ocurre con facilidad en un foco ígneo de las magnitudes del pasado martes.

Utilizado generalmente como fertilizante para la agricultura, es frecuente que se acumulen importantes cantidades de esta sustancia para los productores rurales. También es útil para la actividad minera, aunque curiosamente ninguno de estos dos motivos justifica la presencia de las 2.750 toneladas del compuesto que se encontraba en la ciudad.

Por el contrario, esa impresionante cantidad estaba totalmente inutilizada desde hace siete años, debido a que en 2013 el Gobierno de Beirut la confiscó de un barco transportista que supuestamente se negó a pagar los derechos portuarios que exigía la aduana libanesa.

El barco (y por ende, su peligrosa carga) involucra a varias naciones: Rusia -país del dueño de la embarcación-, Moldavia -bandera que llevaba la nave- Georgia -de donde partió- y Mozambique, adonde tenía previsto arribar. 

Sin embargo, nunca pudo llegar al país africano porque sufrió un desperfecto técnico que lo obligó a pasar por Beirut, donde quedó varado desde entonces debido a que el propietario jamás tuvo intenciones de pagar las tasas que exigía Líbano y, según el capitán de la nave, “se desentendió del asunto”.

Pese al constante reclamo de las autoridades portuarias y de algunos especialistas -que advirtieron por la peligrosidad de almacenar ese químico en plena ciudad- el Gobierno jamás decidió mover la carga de lugar ni dotarla de las medidas de seguridad adecuadas, lo que generó las gravísimas consecuencias del pasado martes.

Por ello, desde entonces se han generado importantes protestas por parte de los habitantes del país, que reclaman por las responsabilidades políticas y exigen cambios en las autoridades, que ya han comenzado a generarse.

Este lunes, renunció la ministra de Justicia Marie Claude Najdem y pidió que la siga todo el gabinete, en una muestra de la fuerza que han tenido las movilizaciones en la capital libanesa.

De esta forma, se transformó en la tercera funcionaria en dejar su cargo, tras las renuncias este domingo de la ministra de Información, Manal Abdel Samad, y el de Medio Ambiente, Damianos Kattar.

Translate »