Propietarios de restaurantes de Filadelfia demandan a la ciudad por las restricciones

Foto: DAVID MAIALETTI / The Philadelphia Inquirer

En la demanda, los establecimientos señalan que prohibir las comidas en interiores viola sus derechos constitucionales, es arbitraria y les afectará financieramente. Además, reclaman que otros negocios no serán restringidos.

Un grupo de propietarios de restaurantes de Filadelfia presentó una demanda contra el alcalde de la ciudad, Jim Kenney, debido a las nuevas restricciones establecidas para frenar la propagación del COVID-19 que entran en vigencia hoy.

Estas medidas prohíben las cenas en interiores de bares y restaurantes y ordenan una reducción en el tamaño de las mesas, con la posibilidad de recibir hasta cuatro personas para los locales de comida que ofrecen atención al aire libre.

“El COVID-19 no distingue entre el espacio aéreo interior de otras empresas que los demandados, el alcalde Kenney y la ciudad de Filadelfia están permitiendo que sigan funcionando las cadenas minoristas nacionales de grandes cadenas (por ejemplo, Walmart; Target; Home Depot), y pequeños negocios familiares, como peluquerías, salones de belleza y guarderías”, detalla la acusación.

Según la denuncia, el plan para mitigar los efectos del Coronavirus denominado “más seguro en casa”, que rige desde este 20 de noviembre y se extiende hasta el 1 de enero, no se les notificó con anticipación y sus regulaciones no están respaldadas por pruebas que garanticen una reducción en la propagación del virus.

El abogado Brian E. Fritz, que representa a los 15 demandantes, dijo que presentaría una solicitud adicional para ayuda de emergencia. La demanda está identificada bajo el nombre de “Propietarios de restaurantes de Filadelfia contra Lockdown, LLC” y no detalla el nombre de ningún establecimiento o propietario.

La ciudad respondió a la solicitud el jueves por la noche y dijo que “la prohibición de comer en el interior es una parte fundamental de nuestra estrategia para frenar la propagación de COVID-19, en un momento en que las tasas de infección están aumentando y las tasas de hospitalización crecen peligrosamente”.

El Departamento de Salud local reportó 765 nuevos casos de Coronavirus para un total de 57.237 contagios, mientras que 3 nuevas personas fallecieron por causa de la enfermedad y el conteo se elevó a 1.945 decesos. La ciudad mantiene un promedio de 849 casos por día con una tasa de positividad de 11,7%.

Este viernes, el alcalde Kenney reiteró el inicio de las nuevas restricciones a través de su cuenta de Twitter y dijo que: “No nos tomamos estos cambios a la ligera, y créanme, más que nadie, desearía que nada de esto fuera necesario. Pero no hay duda de que estos cambios son necesarios”.

El comisionado de salud de Filadelfia, Thomas Farley, argumentó que “los estudios de los CDC muestran que las personas que comieron en un restaurante tienen más probabilidades de tener COVID-19 que los que no lo han hecho”. 

Mientras tanto, el estado de Pensilvania continúa incrementando todos los indicadores de la enfermedad y registró 6.808 nuevos contagios para un total estatal de 295.786. El número de pacientes hospitalizados ha aumentado a cerca de 1.800 desde finales de septiembre, con un porcentaje de positividad regional de 9,6%.

Translate »