Preocupa el aumento de casos de COVID-19 en las universidades de todo el país

Foto: QS.com

Algunas instituciones decidieron suspender la educación presencial e implementar la modalidad virtual. En muchos casos, los brotes se deben a fiestas y reuniones sociales prohibidas entre los estudiantes.

A lo largo y ancho de Estados Unidos las universidades observan con preocupación el aumento de los casos de COVID-19 entre sus estudiantes, lo que ha obligado a muchas instituciones a suspender la educación presencial y pasar a una modalidad virtual.

Según reportó la cadena CNN, esto ocurrió en al menos 19 estados del país, lo que vuelve a poner en el centro de debate la forma en que se reanudarán las clases en las escuelas desde comienzos de septiembre.

Así, mientras el presidente Donald Trump presiona por reabrir las escuelas -y por ende, intentar disminuir la grave recesión económica- algunos gobernadores y alcaldes intentan medidas menos drásticas y proponen planes progresivos de vuelta a la normalidad. En algunos casos, inclusive, se proyecta que los padres puedan elegir qué hacer con sus hijos hasta el lanzamiento de una vacuna.

Sin embargo, la situación en las casas de altos estudios es distinta, debido a la edad de los estudiantes. Así, mientras en las escuelas preocupa que un niño pueda entender las normas a las que es sometido, en las universidades el enfoque está puesto en que efectivamente se cumplan estas disposiciones, algo que no ha ocurrido en muchas situaciones.

De hecho, una buena parte de los brotes que se han registrado en las instituciones de educación superior tienen que ver con fiestas o reuniones clandestinas de una gran cantidad de personas, lo que se encuentra totalmente prohibido en el protocolo.

Por el momento, las sanciones de parte de los sitios educativos consisten en la suspensión de los estudiantes infractores, algo que ha generado mucha resistencia por parte de los alumnos, que denuncian una supuesta persecución por parte de los funcionarios universitarios.

En esa misma tónica se pronunció el presidente de la Universidad de Kentucky, Eli Capilouto, que pidió “no culpar a los estudiantes” por los aumentos de casos, debido a que -según él- “existen varios factores que contribuyen a las altas tasas de positividad”.

Del otro lado, quienes deciden controlar estrictamente a sus alumnos se encuentran con el problema de que algunas reuniones ocurren fuera del campus (en un bar, restaurante o en una vivienda particular), lo que dificulta las inspecciones y llevó a que otros funcionarios adviertan que quienes incumplan las normativas sufrirán “severas medidas disciplinarias”.

“Las violaciones a nuestros protocolos de salud y seguridad, tanto dentro como fuera del campus, están sujetas a severas medidas disciplinarias, que pueden incluir la suspensión definitiva del cursado”, destacó Stuart R. Bell, presidente de la universidad de Alabama, que se asoció con bares y restaurantes de la zona para comprobar el cumplimiento de las disposiciones.

Translate »