Por unanimidad, la Cámara de Representantes declaró a la piratería electoral como un delito federal

Foto: IStock

El proyecto, que fue redactado por ambos partidos, busca dotar al país de mayores recursos ante un ataque informático, principalmente proveniente del extranjero.

La Cámara de Representantes aprobó este lunes por unanimidad un proyecto de ley que declara a la piratería en los sistemas de votación como un delito federal.

De esta manera, a poco más de un mes de las elecciones, los congresistas de la Cámara baja dieron la media sanción que faltaba a un proyecto que ya había sido aprobado en el Senado el año pasado.

La ley ahora fue girada para que la firme y la promulgue el presidente Donald Trump, algo que se descuenta que ocurrirá debido a que fue aprobada con el consenso y la redacción de ambos partidos.

“Mientras los adversarios extranjeros buscan socavar nuestra democracia, nuestros sistemas electorales necesitan urgentemente fuertes salvaguardias”, destacó el senador demócrata Richard Blumenthal.

“Ahora protegeremos a nuestra nación de las malas intenciones en el proceso electoral”, aplaudió la representante republicana Kelly Armstrong, que dijo que quienes “interfieran en las elecciones deben ser castigados por sus acciones”.

De esta manera, ambos partidos llegaron a un acuerdo sobre un punto crucial de las elecciones pasadas, cuando quedó demostrado que Rusia obtuvo datos confidenciales de los votantes de todos los estados del país.

Aunque nunca se comprobó que los espías rusos hayan realmente interferido y modificado votos en los comicios de 2016, la comprobación de esta intromisión desató un verdadero escándalo en el país. De hecho, tanto Trump como Joe Biden se han pronunciado en reiteradas oportunidades al respecto en esta carrera electoral.

El presidente acusa con frecuencia a su rival de estar aliado con China, otra nación que ha recibido denuncias de intentar una interferencia en los comicios estadounidenses de este año. Inclusive, el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, dijo públicamente que la nación asiática estaba intentando influenciar en los comicios para que Trump no sea reelegido.

La guerra de Trump con China, de hecho, llegó a la red social TikTok. Por posibles vínculos con el espionaje chino, la compañía propietaria de la app, ByteDance -que tiene origen en ese país- fue obligada a ceder parte de sus acciones para poder seguir funcionando en Estados Unidos.

Translate »