Por primera vez en la historia, una mujer afroamericana será jefa de un cuerpo de bomberos en Filadelfia

Foto: Inquirer

Se trata de Lisa Forrest, de 39 años y solo 1,47 metros de estatura, lo que la obligó a sortear múltiples dificultades en su paso por la profesión. Conocé su historia.

Desde este martes, uno de los grupos de bomberos de Filadelfia estará a cargo por primera vez de una mujer afroamericana, algo inédito en la historia de la ciudad.

La protagonista de la historia es Lisa Forrest, de 39 años, que se mostró emocionada por la situación, aunque destacó que su “verdadera alegría llegará cuando asuma la segunda mujer afroamericana” en un cargo como el suyo.

“Eso demostraría que este movimiento no se detuvo y solo comenzó conmigo. No quiero ser la única. Mi deseo es que muchas otras mujeres se suban a este tren, ¡porque este tren se está moviendo!”, destacó.

Forrest no solo será la primera afroamericana, sino que también se convertirá en una de las primeras mujeres en ocupar un rol tan alto en el cuerpo de bomberos de la ciudad, ya que sólo otras dos colegas (ambas blancas) de los 70 jefes de batallones son mujeres.

Además de su género y su color de piel, históricamente marginados en los puestos jerárquicos de la sociedad, Forrest debió sortear una dificultad marcada para su profesión: su baja estatura, ya que mide 1,47 metros , lo que la obligó a superar la desconfianza inicial de sus compañeros.

“Ellos no sabían que yo vengo de una familia fuerte y, sobre todo, de una generación fuerte de mujeres. Los hombres dependen de la fuerza, pero las mujeres confiamos en nuestra técnica”, afirmó, en diálogo con Inquirer.

El vínculo de la mujer con la profesión comenzó en una fecha clave para la historia estadounidense: el 11 de septiembre de 2001, cuando vio por primera vez el despliegue de los bomberos en la organización del rescate de las víctimas del trágico episodio. Un mes después, decidió inscribirse en el Departamento de Bomberos de Filadelfia.

“Fue notable cómo los bomberos estuvieron al servicio de la gente durante el 11 de septiembre. Ahí me di cuenta de que yo también quería ser útil, y el departamento me dio esa oportunidad”, contó, aunque esa chance llegó recién a fines de 2003, dos años después de haberse inscripto.

Tras su paso por la academia de bomberos, hizo el camino lógico en su profesión y fue creciendo paso a paso, lo que la llevó a dar clases en la misma institución en la que antes ella se había educado. Según cuenta, “lo peor que pudieron haber hecho” fue permitirle que se graduara de allí.

“Ese es el único lugar en el cual podrían haberme detenido”, bromea.

Ahora, Forrest se enfrenta al desafío más grande de su vida: deberá tener hasta a 50 bomberos y 12 camiones a su cargo, y asumir la responsabilidad de cualquier incidente ante la sociedad. Frente a este desafío, ella asegura que está preparada y quiere seguir avanzando en su profesión.

“Estoy decidida a seguir adelante, porque me doy cuenta de que esto es más grande que yo”, manifestó.

Translate »