Por el aumento de casos de COVID-19, Newark prohíbe todas las actividades no esenciales desde las 8 p.m.

Foto: City of Newark

La medida rige desde este martes. La ciudad sumó 101 casos este domingo, con tasas de positividad inéditas desde mayo, lo que generó que las autoridades establezcan restricciones.

Debido al sostenido aumento de los casos de COVID-19 en la región, la ciudad de Newark decidió prohibir todas las actividades no esenciales luego de las 8 p.m., incluidos los restaurantes y bares.

La medida, que se implementa desde este martes, fue justificada por el Gobierno ya que durante los últimos días los casos se han mantenido en un número alto de contagios, hasta llegar a 101 infecciones registradas este domingo.

Lo que más preocupa a las autoridades, sin embargo, es la alta tasa de positividad de la ciudad: 11%, una cifra que no se registraba desde mayo y que se sitúa muy por encima del 5% promedio del estado. En una zona específica (Ironbound) de la ciudad, inclusive, la tasa superó el 25%.

Por ello, el alcalde de Newark, Ras Baraka, dio marcha atrás en algunas flexibilizaciones y estableció varias medidas, además de restringir la circulación luego de las 8 p.m.

El jefe comunal exigió que los salones de belleza y uñas y las peluquerías y barberías deban ofrecer sus servicios exclusivamente con cita previa. Los gimnasios y centros de rehabilitación, en tanto, estarán obligados a destinar al menos 30 minutos de su horario permitido para realizar desinfecciones dentro del salón.

Todas estas medidas fueron establecidas porque Newark en particular y el condado de Essex (donde se encuentra la ciudad) en general se mantienen como una de las regiones más afectadas del país de la pandemia, ya que tiene una tasa de fatalidad altísima, cercana al 9%: de los cerca de 24.000 contagios confirmados, 2.140 han fallecido.

“Esta no es la primera vez que el COVID-19 ha amenazado a nuestra ciudad y sus residentes en esta magnitud. Una vez más, enfrentaremos este desafío con determinación y en base a datos”, señaló Baraka, que emitió un comunicado y más tarde llevó a cabo una conferencia de prensa.

“Somos fuertes en Newark y podemos superar esto juntos. Lo hicimos una vez antes y podemos hacerlo de nuevo”, agregó.

De esta manera, Newark contará con un Halloween diferente, ya que pese a que el gobernador Phil Murphy había instado a los municipios a permitir la festividad con el cumplimiento de protocolos, la ciudad adoptó un esquema más agresivo y no tendrá las tradicionales actividades que se realizan durante la noche del sábado 31 de octubre.

Translate »