Por discriminación racial, 52 ex propietarios afroamericanos de franquicias de McDonald’s demandaron a la empresa

Foto: AP

Afirman que la compañía no les brindó las mismas posibilidades de ubicación que a sus pares blancos, lo que les habría “negado la igualdad de oportunidades para el éxito económico”.

Este martes, 52 expropietarios afroamericanos de franquicias de McDonald’s denunciaron a la compañía por presunta discriminación racial de parte de la empresa, que no les habría dado “igualdad de oportunidades” ante sus pares blancos.

La totalidad de los demandantes se organizaron y presentaron la demanda en Illinois, donde tiene sede la firma. En el texto, piden un resarcimiento por daños de hasta mil millones de dólares.

Según los demandantes, McDonald’s los habría discriminado otorgándoles ubicaciones a sus franquicias en barrios más pobres por el solo hecho de ser afroamericanos, lo que habría conllevado que tengan menores ventas y mayores gastos.

“En McDonald’s, los ingresos se basan en un factor y solo en un factor: la ubicación. No tiene nada que ver con el sabor de una Big Mac. No vas a un McDonald’s diferente porque las Big Macs son mejores. Vas al McDonald’s más cercano, punto”,  justificó James Ferraro, el abogado de los afroamericanos.

Esa diferencia de ubicación les habría generado perjuicios de al menos $700.000 anuales de diferencia en comparación con el promedio nacional de McDonald’s, alegan los ex franquiciados, que dejaron de estar ligados a la compañía entre 2010 y 2020, dependiendo el caso.

En diciembre, un informe del prestigioso sitio Business Insider había remarcado esta brecha entre los asociados negros y los blancos a McDonald’s. Ese relevamiento tuvo mucha repercusión, lo que podría haber fomentado la demanda conjunta de los afroamericanos, que incluso citaron ese reporte en su demanda.

“McDonald’s sabía o debería haber sabido que estos ingresos diferenciales y costos operativos de las franquicias operadas por negros en comparación con las franquicias operadas por blancos no son aleatorios o se deben a una mala administración”, alegaron.

“Estas diferencias son estadísticamente significativas y son el resultado del prejuicio racial histórico y las barreras construidas en el sistema de franquicias de McDonald’s”, criticaron.

La compañía, en tanto, negó rotundamente las acusaciones y si bien admitió que sugiere las ubicaciones en las cuales se puede establecer un local, la decisión en última instancia depende de los franquiciados.

“Confiamos en que los hechos mostrarán cuán comprometidos estamos con la diversidad e igualdad de oportunidades del sistema McDonald’s, que incluye a nuestros franquiciados, proveedores y empleados”, manifestó la firma mediante un comunicado.

Translate »