Pittsburgh prohíbe el consumo de alcohol en los bares ante una disparada en los casos de Coronavirus

Foto: Jayme Gershen - Bloomberg

La prohibición rige para todo el condado de Allegheny, debido a que esa región tuvo la mayor cantidad de contagios del estado en los últimos días. El gobernador Tom Wolf elogió la medida: “Es correcta”.

El condado de Allegheny, región donde se encuentra la ciudad de Pittsburgh -la segunda más grande del estado, detrás de Filadelfia- prohibió el consumo de alcohol en bares y restaurantes ante la disparada de casos de Coronavirus.

En los últimos días, la región fue líder en el estado en cantidad de nuevos contagios, con casi 100 infecciones diarias, algo que no había ocurrido en toda la pandemia y genera que la zona avance “en la dirección equivocada”, según el ejecutivo de Allegheny, Rich Fitzgerald.

“Si bien la mayoría de los residentes y las empresas han estado siguiendo las reglas, estas medidas nuevas son necesarias para contener los puntos críticos que se han identificado durante las investigaciones de casos”, indicó el funcionario.

“Son pasos severos, pero es necesario que tomemos medidas ahora para limitar la propagación del virus en la comunidad, que pone en peligro a aquellos que son mayores, de alto riesgo o inmunocomprometidos”, explicó.

Pese a la restricción para el consumo en el lugar, continúa habilitado que los bares puedan vender alcohol bajo la modalidad take-away, y también está permitido que los clientes permanezcan en el local, siempre y cuando no consuman alcohol.

La medida fue elogiada por el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, quien la calificó como “correcta para detener el creciente aumento de casos”, en un extenso comunicado que publicó este lunes.

“Esta disposición sirve para recordar a todos los residentes y las empresas que la mejor defensa que tenemos para prevenir la propagación del COVID-19 y mantener a salvo a todos los habitantes de Pensilvania es usar máscaras, practicar el distanciamiento social y seguir las pautas de seguridad”, indicó.

“Espero que esta acción sirva de ejemplo para el resto de los condados”, apuntó, y opinó que tomar este tipo de medidas “rápidas” puede generar “una contención veloz”, para generar una vuelta a la normalidad en el menor tiempo posible.

El anuncio, sin embargo, no fue bien receptado por los dueños de los bares, ya que algunos hasta señalaron que les es conveniente cerrar sus puertas por la baja cantidad de ventas que tendrán sin el permiso de venta de alcohol presencial.

“Muchos de mis empleados estaban sin trabajo. Cuando eliminaron las restricciones, los contraté de nuevo y dejaron de ser desocupados. Ahora van a tener que volver a ser desempleados”, planteó el comerciante de un bar, Richard Rattner, a la cadena CBS.

Translate »