Phil Murphy vetó un proyecto de ley para comidas al aire libre que había sido aprobado por unanimidad en la Legislatura

Foto: Governor Phil Murphy - Flickr

El gobernador de Nueva Jersey impidió que restaurantes y bares amplíen sus operaciones en estacionamientos, terrazas y aceras públicas. El proyecto había sido aprobado por 39-0 en el Senado y 74-0 en la Asamblea.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, vetó un proyecto de ley para ampliar las comidas al aire libre en bares y restaurantes, que podrían haber habilitado estacionamientos, terrazas, patios y hasta aceras públicas para que los clientes también se sienten allí.

Lo llamativo es que el proyecto había sido aprobado por unanimidad en ambas cámaras legislativas: 39-0 en el Senado y 74-0 en la Asamblea, lo que significa que había contado con el apoyo de muchísimos parlamentarios cercanos a Murphy.

Esto no importó para que el mandatario se rehúse a firmar la legislación, con el argumento de que la misma “elude los procesos de regulación y licencias existentes en el estado”.

“Estas regulaciones son críticas para proteger la salud y la seguridad del público”, justificó, en referencia a las disposiciones gubernamentales de su administración. En la legislación, en cambio, se permitía a los municipios controlar y aplicar sus propias normativas sobre las comidas en exteriores.

Algunos aspectos del proyecto de ley invaden la autoridad del Gobierno de Nueva Jersey y también de los gobiernos municipales, que simplemente buscamos proteger la salud y la seguridad del público”, agregó Murphy.

De hecho, de haber sido promulgada la ley, los gobiernos locales habrían estado obligados a aprobar cualquier solicitud que cumpla con las exigencias de la normativa, sin posibilidad de intervención al respecto.

“Los municipios no habrían tenido la capacidad de rechazar una solicitud por motivos de salud pública o problemas de seguridad”, explicó Murphy, que ejemplificó: “Un motivo podría ser la proximidad de un área ampliada propuesta a una escuela o una iglesia; otro podría ser que alguien que pida un permiso haya violado anteriormente la Ley de Control de Bebidas Alcohólicas”.

Como era de esperar, esta determinación recibió muchos reproches de parte de los sectores gastronómicos, que criticaron la decisión unilateral del gobernador a través de la Asociación de Empresas e Industrias de Nueva Jersey.

En vez de vetar el proyecto directamente, el gobernador debería haber trabajado en conjunto con la Legislatura para hacer ajustes”, cuestionó esta entidad en un comunicado.

“Esta legislación fue aprobada por unanimidad en el Senado y la Asamblea”, recordaron los empresarios, que pidieron al mandatario que revea su postura para que “los sectores afectados tengan estas flexibilidades para mantener sus operaciones a flote”.

Translate »