Periodistas afroamericanos dicen “basta” tras una polémica tapa de “The Philadelphia Inquirer”

Foto ilustrativa: Flickr

En un contundente comunicado, un grupo de periodistas de la propia empresa expresó su repudio hacia la tapa publicada por el periódico, además, denuncian la desigualdad que experimentan en el tratamiento de las noticias.

El pasado martes, el diario “The Philadelphia Inquirer” presentó una polémica tapa donde la noticia principal fue titulada “Buildings Matter, too”, haciendo referencia a los incidentes en las protestas por el brutal asesinato de George Floyd y estableciendo una reprochable comparación con una de las frases que simboliza a la gran cantidad de manifestaciones que se desarrollan en el país: “Black Lives Matter”.

Ante está muestra de insensibilidad social y poca empatía, los periodistas de color – tal como está firmada la carta-  decidieron poner un freno al asunto y fijar su postura. “Estamos cansados, cansados de pretender que todo está bien, cansados de no ser escuchados”, expresaron en un comunicado.

La carta, dirigida a los líderes del diario, no sólo hace hincapié en la desafortunada tapa, sino que pone de relieve que ese hecho es una muestra de una serie de irregularidades más amplias relacionadas con la distribución de las notas y la edición final que se le realiza a las mismas.

“No es casual que las comunidades más dañadas por el racismo sistemático solo vean periodistas en sus barrios cuando hay disparos o casas quemadas”, reflexiona el comunicado.

Foto: The Hill

Quizás una de las partes más contundentes de la misiva, es la que denuncia claras censuras por parte de los editores. “Estamos cansados de que nos hablen de diversidad e inclusión… estamos cansados de ver cómo nuestras palabras y fotografías son cambiadas para que encajen con una narrativa que no refleja nuestra realidad”, sentencian los comunicadores.

La periodista latina Jesenia de Moya Correa, expresó en sus redes sociales que “ después de una acalorada y extendida conversación de redacción en la mañana del miércoles sobre las tantas veces que hemos abogado por un cambio real y tajante en el periódico, los periodistas que cubrimos comunidades diversas hemos decidido solicitar que la gerencia actúe con tal que The Inquirer sea mejor”

Por su parte, los editores del diario recogieron el guante y lanzaron un comunicado pidiendo disculpas y reconociendo que la tapa del martes fue agresiva: “No la tendríamos que haber publicado”, expresaron.

Además, los responsables del diario aseguraron que trabajarán para “entrenar y discutir sobre sensibilidad cultural, incluyendo un programa que comenzará esta semana”. 

La respuesta de los directivos del medio parece hacer más hincapié en la tapa del martes que en todo el contexto general de desigualdad que los trabajadores del medio toleraban hasta que decidieron ponerle un freno a la situación.

El mensaje de los periodistas es claro y contundente: “Necesitamos transparencia y compromiso para cambiar la manera en que llevamos adelante el negocio. Si queremos caminar hacia un mundo mejor, debemos aceptar que cometemos errores y demostrar cómo aprendemos de ellos”. De esta manera, los trabajadores buscan que la igualdad sea tomada como principio fundamental y real, no como una bandera que se agita para afuera pero se esconde puertas hacia adentro.

Translate »