Pensilvania: Representantes demócratas cuestionan la legislación sobre derechos reproductivos impulsada por la Asamblea General

Foto: PAGOV

El debate continúa encendiendo la arena política del estado. Diferentes sectores rechazaron públicamente las iniciativas republicanas.

Pensilvania continúa atravesando acalorados debates sobre derechos reproductivos a raíz de los tres proyectos de ley aprobados por la Asamblea General, que cuenta actualmente con mayoría republicana.

Días atrás, el Gobernador Tom Wolf aseguró que vetaría cualquier proyecto de ley que considerara como una restricción a los derechos reproductivos de las mujeres. Sin embargo, la Asamblea los impulsó a pesar de la advertencia del mandatario.

“Los residentes de Pensilvania tienen derecho a tomar sus propias decisiones de atención médica con la confianza de que están recibiendo la mejor atención posible de su médico”, afirmó Wolf.

Luego, el mandatario criticó a los representantes republicanos, al expresar que “en lugar de avergonzar y criminalizar la atención médica, los miembros de la Asamblea deben enfocarse en asuntos que apoyan a los residentes de Pensilvania”.

Diferentes autoridades demócratas se pronunciaron en contra de los proyectos de la Asamblea.

La voz de las mujeres en un tema de mujeres: “Pensilvania es uno de los estados más peligrosos para una persona embarazada”.

En esta línea, la Representante de Filadelfia, Mary Isaacson, es la autora de la frase que encabeza el apartado, ya que considera que la situación de las embarazadas es crítica en el estado.

“Las tasas de mortalidad materna se están disparando y los legisladores republicanos se niegan a promulgar ninguna protección en el lugar de trabajo para las embarazadas”, expresó.

Además, afirmó que las medidas promovidas “son inconstitucionales y restringen el acceso a la atención médica, destruyen la privacidad médica y aumentan la mortalidad materna”. 

Por su parte, la Representante Mary Jo Daley expresó que “sigue siendo muy frustrante que debamos seguir haciendo frente a estos ataques” en vez de buscar soluciones de fondo que permitan mejorar la salud reproductiva en Pensilvania.

Por su parte, la senadora Judith Schwank sostuvo que estas proyectos no impedirán la realización de abortos, sino que provocarán que se realicen en condiciones insalubres: “Deberíamos aumentar los fondos para programas que amplíen el acceso a la anticoncepción y las opciones reales de atención médica”. 

Por último, Schwank sentenció que este tipo de legislaciones “deben ser hechas por mujeres con la consulta de sus médicos, no por políticos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »