Pensilvania: Avanzan las gestiones para que inmigrantes indocumentados cuenten con su licencia de conducir

La semana pasada, representantes de ambos partidos presentaron un proyecto en la Cámara de Representantes, lo que despierta el entusiasmo de los grupos activistas que luchan desde hace varios años por este derecho.

Poco a poco, los inmigrantes indocumentados que desde hace varios años se encuentran luchando por obtener su licencia de conducir en varias regiones de la costa este comienzan a ver los frutos de su lucha.

Sin ir más lejos, en Nueva Jersey ya se anunció hace algunas semanas que los carnés comenzarán a emitirse el próximo 1º de mayo, unos meses más tarde de lo previsto (originalmente debían comenzar a hacerse el 1º de enero) debido a la pandemia.

En estos días, también hubo novedades en torno a Pensilvania, ya que parlamentarios demócratas y republicanos presentaron un proyecto en conjunto para habilitar este derecho esencial para muchísimos latinos que viven en el estado.

Al contar con apoyo bipartidista, el proyecto -denominado HB 279– enciende la esperanza de los miles de activistas que hace años pelean por su derecho humano de movilidad.

Agrupados en distintas organizaciones, los militantes organizaron este jueves una conferencia de prensa para detallar los avances de su lucha, de la cual participó Latino News Network.

“Contamos con 29 sponsors que patrocinan esta iniciativa actualmente”, aseguró Luis Larín, coordinador estatal de la Coalición Manejando Pennsylvania PA’Lante (Driving PA Forward). Justamente, este eslogan (“PA’lante”) fue mencionado por todos los integrantes de la conferencia, a modo de decir “presente” cuando les tocaba hacer uso de la palabra.

“Si se aprueba esta iniciativa, beneficiaría directa e indirectamente a 163.000 inmigrantes indocumentados que se encuentran en el estado. Los legisladores deben entender que es un asunto de derechos”, explicó Larín, que contó que el 17 de febrero se llevarán a cabo “varias acciones comunitarias para poner presión a los parlamentarios”.

Otra organización importante en esta lucha, que ha participado de las últimas acciones colectivas, es Movement of Immigrant Leaders in Pennsylvania (MILPA), que estuvo representada por una de sus integrantes, Julissa Morales.

“Hay miles de personas que no pueden acceder al derecho humano de movilidad y que podrían hacerlo si esta iniciativa se aprueba. A todos los que aún no formen parte, los invitamos a visitarnos en Facebook y comunicarse con nosotros”, pidió.

“Esto no es un trabajo de un solo día, lleva años y muchas personas han estado involucradas. No se trata de qué religión y color tiene cada uno, creo que hemos entendido que todos tenemos que ir de la mano en esta lucha”, coincidió Carlos Rojas, miembro de la misma organización.

Para el cierre del evento, Larín retomó la palabra y agradeció “a los legisladores que apoyaron esta iniciativa a lo largo de estos años”, de los cuales dos de ellos (el representante Danilo Burgos y el senador Tim Kearney) estuvieron presentes en la conferencia virtual.

“Estamos totalmente seguros de que podemos ganar en esta oportunidad. Es un asunto de derechos humanos que debemos arreglar y cambiar. Sabemos que sí se puede y que vamos a ganar”, concluyó Larín, que pidió a los presentes que se despidan al grito unánime de “PA’lante”.

Translate »