Pensilvania registró un “preocupante” 11,7% de tasa de positividad promedio durante la última semana

Foto: Flickr Governo Wolf

Así lo indicaron la secretaria de Salud del estado, Rachel Levine, y el gobernador Tom Wolf, en el informe semanal sobre el Coronavirus que brindan todos los lunes.

Pensilvania registró en la última semana una tasa de positividad del 11,7% y más de 41.000 casos de Coronavirus en total, según informaron las principales autoridades del estado este lunes.

Ambos indicadores se sitúan en valores superiores a la semana anterior, ya que la tasa de positividad -el porcentaje de personas que dan positivo de COVID-19 en relación a la cantidad de testeos realizados- se situaba en 11,1%, y los contagios totales se ubicaban en 37.380.

“Los últimos números nos siguen mostrando tendencias muy preocupantes”, advirtió la secretaria de Salud del estado, Rachel Levine, que además informó que 66 de los 67 condados cuentan con una “transmisión sustancial” de Coronavirus, con la solitaria excepción del condado de Forest.

“El COVID-19 no discrimina y está afectando a prácticamente todos los condados. Por eso seguimos alertando: afecta a todos los habitantes de Pensilvania, sin importar su raza, etnia, edad, nivel socioeconómico o si vive en un área rural, suburbana o urbana”, agregó.

Si bien la tasa de positividad promedio se ubica en 11,7%, la funcionaria advirtió que en algunos casos supera el 20%, como los condados de Juniata, Mifflin, Bedford, Somerset y Tioga. Además, en todos los casos (con la ya citada excepción de Forest) se encuentra en un nivel superior al 5%, que es el porcentaje máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pese a estos indicadores, por el momento ni ella ni el gobernador Tom Wolf -que también participó de la conferencia de prensa- anunciaron nuevas restricciones para contener este rebrote, aunque destacaron que gran parte de los contagios se producen en actividades que podrían ser limitadas en el futuro, como bares, restaurantes, barberías y gimnasios.

“Esto demuestra que Pensilvania continúa avanzando hacia una dirección equivocada y el COVID-19 sigue propagándose”, afirmó el gobernador, que pidió a los ciudadanos que ayuden a “revertir esta tendencia y se protejan los unos a los otros”.

“Necesitamos que todos los residentes de Pensilvania colaboren y contemos con responsabilidad colectiva. Sigo convencido de que trabajando juntos, los ciudadanos pueden detener la propagación de este virus”, afirmó.

Translate »