Pensilvania registró los indicadores por COVID-19 más bajos desde noviembre

Foto: Governor Wolf / Flickr

Las hospitalizaciones cerraron el sábado en 1.463, mientras que el promedio de casos y fallecidos en 7 días se ubicó por primera vez en 2.465 contagios y 38 muertos desde la primera semana de noviembre del año pasado.

El Departamento de Salud de Pensilvania informó que se contabilizaron en la última jornada 2.840 casos por COVID-19 y 43 fallecidos, para elevar el conteo total en el estado a 964.296 contagios y 24.573 muertes.

El balance oficial muestra que 1.463 personas están hospitalizadas, de las cuales 307 permanecen en una Unidad de Cuidados Intensivos y otras 17 están conectadas a respiradores. 

La cantidad de personas hospitalizadas ha descendido progresivamente desde el 16 de diciembre, cuando alcanzó su peor momento con 6.346, pero el número de pacientes se ubicaba hace un mes en 3.037 y este sábado cerró en 1.463, una disminución de más del 50% en los últimos 30 días.

La curva de fallecidos también evidencia una notable variación, ya que hace ocho semanas el promedio de muertes por la enfermedad estaba alrededor de los 200 decesos diarios y este 13 de marzo descendió a una media de 38 muertos por día.

El porcentaje de positividad en todo el estado -entre la semana del 5 al 11 de marzo- se situó en 5.7%.

Mientras los indicadores sanitarios en Pensilvania continúan en descenso, hasta la fecha 3,5 millones de residentes han recibido una dosis de la vacuna contra el COVID-19 y 1,1 millones de personas están totalmente inmunizadas.

Asimismo, el gobierno estatal acelera la vacunación de la fase 1A y avanza con la aplicación del antídoto de Johnson & Johnson para los maestros y el personal educativo.

En ese sentido, el gobernador Tom Wolf estimó que más de 100 mil educadores podrían retornar a las aulas a finales de marzo por este plan de inmunización. Los objetivos del estado apuntan a que las vacunas estén disponibles para todos los adultos desde el 1 de mayo.

Translate »