Pensilvania registró 12.745 casos por COVID-19 y las hospitalizaciones aumentaron a 5.877

Foto: TIM TAI/ The Inquirer

Mientras la propagación del virus continúa incrementándose, los contagios promedian los 9.925 casos diarios y las preocupaciones en el sistema hospitalario crecen debido a que solo quedan 4.129 camas disponibles.

El Departamento de Salud de Pensilvania informó que se identificaron 12.745 casos de COVID-19 y 225 personas murieron, cifras que elevan el conteo de infecciones a 470.034 y suma un total de 12.235 fallecidos por causa de la enfermedad.

Con un promedio en la última semana de 152 muertes por día, el estado se acerca a los peores indicadores que ha registrado durante la pandemia con 185 decesos diarios a mediados de mayo.

Los datos del panel control COVID del estado reportaron 5.877 pacientes hospitalizados, una tendencia que ha aumentado en 4.500 desde finales de septiembre. La mayoría de los pacientes hospitalizados tienen 65 años o más, y la mayoría de las muertes se han producido en pacientes de ese rango etario.

Asimismo, el reporte indica que 1.218 pacientes se encuentran en la unidad de cuidados intensivos y 651 están conectados a respiradores. El sistema hospitalario del estado cuenta con 5.285 ventiladores disponibles de 1.815 que están en uso.

La situación en el estado es preocupante, ya que la tasa de positividad alcanzó un  14,4%, entre el 27 de noviembre al 3 de diciembre, después de contabilizar 48.668 casos por COVID-19 en ese periodo. Por esta razón, el gobernador Tom Wolf advirtió un colapso hospitalario si los niveles de contagio continúan en alza.

En virtud de esta segunda ola, el mandatario anunció nuevas restricciones que incluyen prohibiciones para actividades en interiores de restaurantes, gimnasios y casinos durante tres semanas, junto a la suspensión de las actividades deportivas en las escuelas.

Translate »