Pensilvania reclama al gobierno federal exenciones para mantener 24 millones de comidas del plan escolar

Foto: American Soybean Association

La falta de acción federal para las exenciones que vencen este mes eliminaría la distribución de desayuno, almuerzo y los refrigerios para miles de niños en edad escolar.

La Administración de Tom Wolf solicitó al gobierno federal una extensión del Programa de Servicio de Alimentos de Verano (SFSP) y la Opción de Verano sin Interrupciones (SSO) para poder continuar ofreciendo más de 24 millones de viandas alimentarias a los niños en edad escolar, de lo contrario los sistemas de caridad del estado enfrentarían una mayor carga.

El secretario de agricultura de Pensilvania, Russell Redding, informó que esta semana -junto a todos sus homólogos- solicitó al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) considerar las medidas necesarias que permitan la continuidad del programa de alimentación, que ha servido a miles de niños desde el inicio de la pandemia y hasta el verano.

“Una cosa es que los niños pierdan obras de teatro escolares y fiestas de cumpleaños con amigos, pero el acceso a la comida es un derecho humano. Estos niños confían en nosotros para defender su seguridad alimentaria”, precisó el funcionario.

Por su parte, la subsecretaria ejecutiva de Educación Pam Smith, dijo que tras el cierre de las escuelas las exenciones garantizaron la comida a todos los niños por el apoyo del (USDA). Sin embargo, la extensión de solo algunas exenciones “está creando barreras para acceder a las comidas de las que dependen las familias y pondrá a los estudiantes de la comunidad en riesgo”.

El gobierno de Pensilvania propuso algunas acciones ante esta situación, entre ellas, permitir que tanto las escuelas como las organizaciones sin fines de lucro continúen utilizando los programas de alimentación (SFSP) y (SSO) durante el año escolar 2020-21. Esto ayudará en la nutrición de los niños cuando no están físicamente en la escuela y mientras participan en el aprendizaje virtual.

De la misma manera, plantearon que se les permita el acceso a las comidas a las comunidades que no cumplen con el umbral del 50% gratis o de precio reducido. A su vez, solicitaron la continuidad del Programa de alimentos para el cuidado de niños y adultos (CACFP) que da acceso a comidas y refrigerios, un beneficio que ha permitido otorgar 3 comidas diarias y no solo dos como establecen los principales programas.

Pensilvania cuenta con otros planes de asistencia disponibles como: Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), Programas nacionales de desayunos y almuerzos escolares, Programa especial de nutrición suplementaria para mujeres, bebés y niños (WIC), Programa de nutrición del mercado de agricultores de WIC y a través del banco de alimentos del estado https://bit.ly/2CIHHwC

Con respecto a los planes de ayuda adicional, la secretaria del Departamento de Servicios Humanos, Teresa Miller, dijo que: “Estos programas son necesarios para muchos en el mejor de los casos y son críticos en el peor. Insto a cualquier persona que conozca a alguien que esté luchando para llegar a fin de mes o que necesite ayuda a recordar que la ayuda siempre está disponible”.